Razón Vida

¿Qué es el embrión humano? ¿Un mero cúmulo de células?

Escrito por Invitado

Embrión humano de dos meses de gestación / Tomada de www.vanguardia.com.mx

El embrión humano está en el centro de múltiples adelantos y procesos biotecnológicos como: ensayos con células madre, fecundación in vitro, investigación con embriones y clonación. Es necesario definirle un estatuto biológico, jurídico y moral, el cual exige respeto, más cuando quienes promueven el aborto lo hacen negando la condición humana del nuevo ser en gestación. Por: Pablo Arango Restrepo MD, PhD.

Cirujano ortopedista, profesor de bioética de la Universidad de La Sabana pablo.arango@unisabana.edu.co

El diccionario de la Real Academia señala que <estatuto> viene del latín statutum y entre varios significados está el siguiente: “Régimen legal que se determina en consideración a la naturaleza de las cosas o al territorio en que se radican. Esta acepción nos interesa: determinar la naturaleza del embrión. El embrión tiene derecho a tener un estatuto biológico, jurídico y moral, y este Estatuto debe ser respetado.

Desde el comienzo de la historia el hombre se ha preguntado cuándo comienza la vida, nuestros predecesores en las ciencias de la reproducción no tenían ni idea de lo que eran los gametos, la fecundación, el embrión, el feto y hacían una serie de suposiciones que hoy causan hilaridad: para Aristóteles el carácter humano del varón comenzaba a la sexta semana y en la mujer a la decimotercera.

En tratamientos de fecundación in vitro se fecundan múltiples óvulos, se obtienen diez o doce embriones de los cuales unos pocos se implantan, otros se destruyen por ser portadores de alguna enfermedad y otros elegantemente llamados sobrantes son congelados por años y destruidos. Pero es importante que nos detengamos un momento en esta carrera alocada de la ciencia a preguntarnos qué es el embrión humano.

En un primer momento se va a tratar el Estatuto Biológico, y luego el Estatuto Moral o Ético y el Jurídico. El Estatuto Biológico es el fundamento de los otros. Si la biología nos mostrara que el embrión es solo un conjunto de células desordenadas, un conglomerado celular que no se orienta a nada concreto y específico, el Estatuto Moral nos podría decir que hagamos con eso lo que consideremos conveniente. Si nos dice que es un ser de la especie humana los estatutos moral y jurídico nos dirán que merece nuestro respeto y que las leyes deben protegerlo.

El embrión es un individuo de la especie humana (estatuto biológico)

Entonces, ¿cuándo comienza la vida humana?: ¿en la fecundación?, ¿al comenzar la implantación en el útero o cuando esta termina (10-14 días)?, ¿cuando empieza a formarse el sistema nervioso (14 días)?, ¿en el momento en que se van diferenciando el cerebro y las extremidades (21 días)?, ¿con el primer latido del corazón (21 días)?, ¿cuando detecta sabores (9 semanas)?, ¿cuando nace?

Imagen tomada de http://conapfam.pe

Imagen tomada de http://conapfam.pe

Estos momentos son importantes, pero es la fecundación lo que hace que comience a ser un nuevo ser, un embrión.  Son las características genéticas que se establecen con la fecundación las que nos permiten definirlo como un individuo de la especie humana. Si hubiera otras especies que tuvieran en su constitución 46 cromosomas, verdaderamente, se estaría ante un gran problema, porque el nuevo ser de 46 cromosomas podría dar origen con el tiempo a un chimpancé, un gato, un orangután o a un hombre. Pero la genética dice que la especie humana es la única que tiene 46 cromosomas y cualquier científico que examine ese embrión podrá decir científicamente que es –sin lugar a duda- de la especie humana.

La fecundación se realiza con gametos humanos y siempre dan origen a un ser de la especie humana, no hay posibilidad que sea de otra. Si la vida es un continuo, el inicio de la vida es el comienzo del continuo que es la fecundación. Allí empieza un proceso autónomo y ordenado.

En todo este proceso de desarrollo, como los colores del arcoíris, el único momento llamativo es cuando se enciende la luz del mismo, cuando comienza: dos células –óvulo y espermatozoide- con muerte programada -hoy se llama a esto apoptosis-, próximas a morir, se unen y adquieren una vitalidad, una energía que les permitirá desarrollarse de una manera única.

Inicia una cadena de actividades, que indican con plena evidencia que los gametos -óvulo y espermatozoide- ya no actúan como si fueran dos sistemas independientes entre sí, sino que han constituido un nuevo sistema que actúa como una unidad independiente en el que ocurrió una sinergia; el todo es mayor que las partes. Con la fecundación comienzan una serie de procesos biológicos, bioquímicos y morfogénicos, todos coordinados, que le permitirán al embrión llegar a un desarrollo completo si el hombre no se entromete. Con la fecundación inicia la aventura de una vida humana, cuyas principales capacidades requieren un tiempo para desarrollarse y poder actuar.

Tomado de https://www.pinterest.es

Tomado de https://www.pinterest.es

La biología subraya que en el zigoto está ya constituida la identidad biológica de un nuevo individuo humano. La genética muestra que desde el primer instante se encuentra fijado el programa de lo que será ese ser viviente: un hombre. Ese programa hace que su desarrollo sea autónomo, él mismo se da las órdenes, el embrión sintetiza proteínas propias, diferentes a las de la madre, él mismo es capaz de repararse alteraciones; su crecimiento y desarrollo es programado.

Si la vida humana es un proceso, el principio de la vida será el inicio del proceso. Jamás llegará a ser humano si no lo ha sido desde entonces. Este es ordenado, en los primeros días, con una maravillosa logística, el embrión forma las estructuras que le permitirán subsistir porque le admite adherirse a la madre y nutrirse -masa celular externa que da origen a la placenta-, y luego genera la masa celular interna con sus estructuras corporales que se van desarrollado de manera lenta y progresiva y siempre ordenada. El crecimiento continuo, ordenado y autónomo de los diferentes órganos es propio de los seres individuales, no de una masa de tejido, ni de un cultivo de células.

El embrión es persona humana (estatuto moral)

Algunos le dan al embrión una entidad o reconocimiento moral progresivo fundamentalmente por su incapacidad de subsistir solo, de requerir de la madre, y porque no tiene las funciones de un adulto como es poder pensar y razonar; para estas personas el embrión está en potencia de ser un ser individual.

Hay que decir que el óvulo y el espermatozoide están en potencia de ser un zigoto, un embrión, pero cuando el óvulo es fecundado tenemos un nuevo ser en acto, ya es un nuevo ser con posibilidades enormes, ya es. Tiene la posibilidad de ser un feto, un bebé, un niño, un joven, un adulto. Un bebé no tiene las capacidades de raciocinio de un adulto -pero sí la posibilidad de adquirirlas- y por esto no le negamos su condición de humano: es un ser humano con potencia de llegar a ser un adulto, así como un adulto mayor con demencia senil es uno que perdió la potencialidad de razonar, pero sigue siendo humano.

Un bebé no tiene las capacidades de raciocinio de un adulto -pero sí la posibilidad de adquirirlas- y por esto no le negamos su condición de humano.

El acto nos dice lo que somos, en este caso seres de la especie humana, y la potencia nos dice lo que tenemos: diferentes facultades que pueden estar o no estar, que pueden crecer o disminuir. Existe una creencia que afirma que no se es persona por no poseer inteligencia; sabemos que las personas en estado de coma o que están dormidas no dejan de ser personas por este hecho.

“¿Cómo no van a ser humanas las células que dan origen a un ser humano?”, “¿cómo un individuo humano podría no ser persona humana?”, son preguntas que se hace la Instrucción Donum vitae (1987 – documento de la Iglesia Católica). Podría añadir: ¿cómo no van a ser humanos los embriones de los que se obtienen células que se usan para curar seres humanos? A su vez la Instrucción Dignitas personae (2008) afirma que: “a cada ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural, se le debe reconocer la dignidad de persona”.

El embrión tiene derechos (estatuto jurídico)

El ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el instante de su concepción y, por eso, a partir de ese mismo momento se le deben reconocer los derechos de la persona, principalmente el derecho inviolable de todo ser humano inocente a la vida. Por tanto, el Estatuto Jurídico indica que las leyes deben ser conformes a lo que señalan el Estatuto Biológico y el Moral; no se puede dejar guiar por intereses económicos o cientificistas.

En conclusión, el porvenir del hombre y de la humanidad está en parte ligado a su capacidad para examinar rigurosamente las diferentes cuestiones biológicas a nivel ético, sin tener miedo de poner en tela de juicio comportamientos que se han hecho corrientes por diferentes razones.

Sobre el Autor

Invitado

Qué opinas: