Actualidad Familia Fe

Rebelión al Kuby: ¡no más ideología de género!

Como se había anunciado en las semanas anteriores, la socióloga alemana Gabriele Kuby se presentó en el Centro de Convenciones de la Universidad Católica de Colombia, el pasado martes 11 de septiembre. En este magnífico auditorio se desarrolló la conferencia “La ideología de género sí existe. La destrucción de la libertad por la dictadura de género”.

Luego de asistir a este evento académico, acogemos valiosos argumentos que debemos empezar a utilizar para enfrentar a los defensores de la ideología de género, esperpento ideológico en boga, que niega a Dios, atenta contra la identidad sexual de las personas, desconoce la realidad biológica y establece nuevos códigos de comportamiento social, así como una batería de “derechos”, que van en contraposición de los principios racionales que surgen como consecuencia de las evidencias.

Apoya el periodismo católico con un “like”:

A continuación, compartimos las ideas centrales de esta conferencia inolvidable:

  1. Somos víctimas de la revolución sexual. Desde el publicitado Mayo de 1968, con Daniel “el rojo” y un influyente grupo de filósofos europeos, quienes impulsaron “novedosos” paradigmas en torno a la sexualidad, el mundo dio un giro inusitado respecto a ese tema: la sexualidad, que es natural y en sí misma sagrada, se transformó en espectáculo. Con el grito de ¡sexo, drogas y rock n’roll!, se dio inicio a una nueva etapa de la historia de la sexualidad humana: una revolución, que a través de la pornografía, el alcohol y una amplia oferta de sustancias psicoactivas, permeó el imaginario de millones de personas en el mundo, convirtiéndolas en víctimas de un sofisticado aparato ideológico que se apoderó de los medios masivos de comunicación, trayendo consigo una agenda, avalada con el tiempo, por prestigiosos organismos internacionales y numerosos gobiernos.
  1. Esclavos de la sexualidad. ¿Qué sucede cuando la sexualidad pierde su connotación profunda de sacralidad? ¿Qué ocurre cuando se empieza a entender el cuerpo como mero objeto de placer? ¿Qué podemos esperar cuando se aplaude la liberalización de la moralidad? Sencillo: perdemos esencialmente el disfrute de una auténtica Libertad sexual, para convertirnos en esclavos de la sexualidad. 
  1. La “igualdad absoluta” entre hombre y mujer como bandera política. La Conferencia Mundial de la ONU celebrada en Pekín en 1995 promovió una “igualdad absoluta” entre hombre y mujer, hecho que en el orden biológico es imposible. El propósito de algunas políticas diseñadas en esta reunión internacional era posicionar el concepto de “género”, eliminando del “lenguaje políticamente correcto” la palabra “sexo”. En consecuencia, para la Organización de Naciones Unidas, avalando los planteamientos de algunos filósofos contemporáneos, había llegado el momento de decirle “adiós a la ley natural”.
  1. ¿La objetividad científica debe desaparecer? La señora Kuby, refiriéndose a la biología, la sociología y la neurofisiología, recalcó que “las diferencias son el objeto de las ciencias”. Seguidamente, enfatizó esta idea recordando que discriminar es distinguir. Proponía como ejemplo la siguiente premisa: “hay una obvia distinción entre la relación sexual que procrea y la que no”. Este argumento, esbozado en forma de pregunta, demanda una respuesta de los estudiosos de la ideología de género.

    Al final de la conferencia, se abrió espacio para las preguntas del público.

  1. Ideología de género como instrumento de manipulación y ataque contra Dios. Para quienes promueven la ideología de género, que debemos considerar como un instrumento de manipulación, en el fondo, prima el deseo sobre la razón. Por citar un solo caso, famosos defensores de esta ideología están estrechamente relacionados con el movimiento ecológico, de auge en la actualidad, donde se respeta la naturaleza de los otros seres vivos, menos la naturaleza del ser humano. En la práctica, el maltrato contra cualquier animal puede generar protestas, marchas y declaraciones airadas, pero si se trata del aborto de un ser humano, el silencio es elocuente.
  1. Una batalla de David contra Goliat. Quienes defendemos la realidad biológica; quienes entendemos y creemos que el milagro de la vida, sobrecogedor y sorprendente, sólo puede ser obra de Dios, que Es un Ser Perfecto, y por lo tanto, no se equivoca, representamos al pequeño David. Del otro lado, se encuentran quienes representan al gigante Goliat: integrantes del poder político, económico y cultural, que abanderan una auténtica revolución contra Dios al no aceptar el cuerpo humano; magnates de los medios masivos de comunicación y líderes de corporaciones, industrias y bancos, quienes apoyan los principios de la ideología de género. Dentro de sus agendas, no sólo estimulan la “igualdad absoluta”, sino que impulsan los Principios de Yogyakarta, creados para fortalecer la estrategia global de los activistas y la comunidad Lgbti.
  1. Tiempo de esperanza: hay buenas noticias. Según los datos recogidos en la sesuda investigación de la señora Kuby, que se pueden leer en la obra “La Revolución Sexual Global: la destrucción de la libertad en nombre de la libertad” (2017, edición en español), debemos ser optimistas, pues las cifras son adversas a la agenda que nos pretenden imponer de manera totalitaria desde Europa:

La incidencia de la tendencia homosexual solo se presenta, realmente, en el 3% de la población, y de este porcentaje, apenas el 5% usa el nuevo instituto legal del “matrimonio”.

Nuevos partidos conservadores están ganando espacios de poder en diferentes países, mientras los movimientos ciudadanos están llamados a contraponer resistencia social. 

El mensaje para los padres de familia es simple: “Paren de ser amables”. En la educación de los hijos, es fundamental que los padres les enseñen a amar su sexo biológico.  

En los jóvenes es indispensable encender la inquietud en sus corazones. Si queremos que comprendan la belleza de la sexualidad y el amor fiel, hay que ser ejemplo. 

La conferencia fue organizada por la organización social internacional ABC Prodein y el periódico Razón+Fe.

Sobre el Autor

Francisco José Tamayo Collins

Licenciado en Filosofía y Humanidades. Publicista. Especialista en docencia universitaria. Escritor por vocación, guionista y periodista por convicción. Profesor universitario. Amante de la radio online, dirige el programa “Voces en la Periferia”, que transmite por Radio Virtual. Columnista de opinión en varios portales digitales colombianos. Como sobreviviente de un experiencia cercana a la muerte, desea compartir su testimonio, a través de medios alternativos de evangelización como Razón+Fe.

Qué opinas: