Familia Fe Razón

¿Puede evolucionar la Iglesia Católica frente a los “derechos” de la agenda gay?

Escrito por Redacción R+F

Para el columnista John Gehring, quien plantea este asunto en un artículo de opinión del New York Times, sí, tal como lo sostiene y promueve el sacerdote jesuita mas mediático después del Papa Francisco, el padre James Martin S.J., quien promovió dicho artículo desde su Twitter. Los controvierte el reconocido académico Robert P. George: “las modas ideológicas vienen y van, pero la verdad sigue siendo verdad a tiempo y a destiempo”.

El padre James Martin es el editor de la principal publicación de los Jesuitas en Estados Unidos, la revista América, y fue nombrado por el Papa Francisco como consejero del Vaticano para asuntos de comunicaciones. Será, además, conferencista del próximo Encuentro Mundial de las Familias, que organiza el Vaticano en Irlanda para agosto de este año. Ha sugerido que la jerarquía católica debería comprometerse institucionalmente con la agenda homosexual si quiere evitar que los jóvenes se alejen de ella, siguiendo el ejemplo que el Papa está dando, en su concepto, en relación con la comunidad gay.

Para lograr retener a los católicos en la Iglesia, John Gehring, el autor de la columna y reconocido también por su libro “El Efecto Francisco”, propone la necesidad de modificar el Catecismo con el fin de cambiar la valoración moral que hace de la homosexualidad, de modo que les permita afirmar su identidad a quienes se identifican con esa tendencia sexual.

Gehring advierte una intención en ese sentido en el documento preparado por el Vaticano para el próximo Sínodo de los Jóvenes, el cual por primera vez utiliza las siglas L.G.T.B. en un documento oficial de la Iglesia Católica, algo que ha sido denunciado por varios líderes provida alrededor del mundo, y frente a lo cual la única respuesta oficial de los responsables vaticanos ha sido que esas siglas fueron las utilizadas por los jóvenes que participaron por Internet y en diversos foros organizados por la Iglesia para la preparación del documento.

Al respecto el reconocido profesor de Derecho de la Universidad de Princeton, Robert P. George,  respondió a través de su Twitter que la Iglesia no puede ni va a acomodar su Enseñanza fundamental sobre el matrimonio y la moral sexual para acomodarse al espíritu de los tiempos.

“Las modas ideológicas vienen y van, pero la verdad sigue siendo verdad a tiempo y a destiempo. Y la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio y la moral sexual, a pesar de lo poco llamativa o difícil de digerir que le pueda parecer a los progresistas del Siglo XXI, es la verdadera”, escribe el profesor.

“Es más – añade -, desde la perspectiva de la propia Iglesia, su enseñanza fundamental sobre matrimonio y moral sexual no sólo es superior desde el punto de vista racional (ley natural) al que propone el señor Gehring para reemplazarla, sino que tal enseñanza cumple los criterios por los cuales la Iglesia misma ha definido que cierta doctrina debe ser permanente y no puede ser sujeta a revisión sustancial. De modo que esta enseñanza está aquí para quedarse, así el señor Gehring le guste o no. Si esta enseñanza fuera falsa y se pudiera cambiar en lo esencial,  simplemente querría decir que la Iglesia no tiene ninguna autoridad para afirmar lo que históricamente ha proclamado,  algo que precisamente se le exige creer a cualquier fiel católico”.

En relación con el Padre Martin, el profesor George señala que si él promueve el contenido o el mensaje central de dicho artículo, estaría contradiciéndose con la declaración que el jesuita hizo recientemente de aceptar plenamente el Magisterio de la Iglesia en materia de matrimonio moral sexual, algo que Martin hizo públicamente en la revista America a solicitud del propio profesor George.

Sobre el Autor

Redacción R+F

Qué opinas: