Fe

El Curso de Milagros de Silvia Corzo

Escrito por Redacción R+F

La revista Carrusel de la semana pasada (Ed. 1688, 19 enero de 2016, ver artículo), cuenta el cambio radical de vida de la presentadora Silvia Corzo, santandereana de 43 años, quien trabajó en Noticias Uno, Caracol y RCN, luego de una profunda crisis causada por un síndrome de fatiga crónica, el cual le impidió trabajar y la llevó a usar una medicación permanente de antidepresivos.

Enla entrevista relata como un encuentro con otra expresentadora de televisión, Adriana Arango, quien fue sancionada con casa por cárcel hasta 2015, por captación ilegal de dinero y estafa, le cambió la vida.

Contrario a lo que esperaba, a pesar de sus problemas con la justicia y de padecer una artritis que llegó a sentarla en una silla de ruedas, Adriana se veía feliz y totalmente recuperada.

El secreto, le confesó Arango, fue hacer el “Curso de Milagros” que la “maestra” Mariela Santos le dio en su apartamento, durante el tiempo que estuvo privada de la libertad.

Según cuenta en Carrusel, Corzo hizo el Curso de Milagros durante seis años, estudiando de domingo a domingo, y a través del cual pudo responsabilizarse de su vida, sus emociones, pensamientos, acciones y palabras. Además, desapareció la fatiga crónica y pudo dejar de tomar los antidepresivos.

Silvia Corzo. Tomado de Twitter.

La expresentadora santandereana cuenta que aprendió que si se “sintonizaba en el estado de conciencia que debía estar”, podía producir milagros en su vida como perdonar, sanar sus relaciones, ser más compasiva, menos conflictiva, no ponerse en situaciones vulnerables y curarse de la fatiga crónica.

También hizo una terapia denominada “Constelaciones Familiares” (ver en Wikipedia), le ayudó a organizar su vida laboral y familiar, aprendió sobre la biodescodificación (“terapia” según la cual las enfermedades son reacciones biológicas de supervivencia a acontecimientos emocionalmente incontrolables, según la cual si no hubiera conflictos humanos no habría enfermedades”) y Terapia de Ángeles, la cual fue decisiva en el momento de dejar su exitosa carrera en la televisión nacional.

Más allá de los cambios positivos y acertados que Silvia Corzo ha logrado en su vida, como el de cambiar el éxito profesional por una vida familiar más tranquila, o esforzarse para ser más compasiva y equilibrada en sus relaciones personales, es importante advertir que las terapias a las que recurrió son en realidad manifestaciones pseudocientíficas de la Nueva Era, que están en conflicto con la fe católica y que pueden servir de puerta de entrada para diversos tipos de sectas.

Como lo explica el portal Infocatólica, el “Curso de Milagros” corresponde a una doctrina pseudocristiana y gnóstica, en la que hablan de Jesús pero, por ejemplo, reemplazan el Padrenuestro con otra oración:

La base del Curso de Milagros era gnóstica: lo corporal es ilusión, la mente tiene el verdadero poder, con tu mente puedes crear la realidad, conocer a Dios, evitar el sufrimiento, lograr prosperidad…

El Curso de Milagros, como mil sectas antes que él, usa a Jesús. La autora de Curso de Milagros (Helen Schucman, murió en 1981) aseguraba que Jesús le dictaba sus enseñanzas, llenas de belleza y sabiduría, que oía su voz y las ponía por escrito. El Curso usa más de 50 citas de la Biblia, junto con mil explicaciones psicológicas y psicoterapéuticas para cualquier cosa. Habla del “autoconocimiento de nuestro propio ego, de la sombra dentro de nosotros, de la necesidad de bajar a la sombra, de una kénosis, un descendimiento…”.

El “Curso de Milagros” utiliza símbolos y mensajes cristianos, desfigurándolos para adaptarlos a la mentalidad de la Nueva Era.

De la mano del “Curso de Milagros” se ha difundido también la práctica de la Bioneuroemoción, de la cual uno de sus grandes difusores es el psiquiatra Enric Corbera, quien fundó el Instituto Español de Bioneuroemoción visitó Colombia hace unos años.

El que sean profesionales de la salud quienes enseñan estas doctrinas ha llevado a asociaciones médicas sientan la necesidad de aclarar que sus enseñanzas no tienen sustento científico, como hizo hace unos años el Colegio de Psicólogos de Cataluña, cuando manifestó que esa agremiación:

“no considera que en este momento, este modelo y prácticas derivadas cuenten con el aval y la garantía suficiente para poder ser definidos como que se sitúan en los estándares científicos y de calidad propios de la práctica psicológica”, afirmando también que “no pueden encuadrarse en los cánones previstos en la Lex Artis propia de la profesión o el oficio de Psicólogo”.

Por otra parte, Julio de la Vega-Hazas, sacerdote español del Opus Dei, doctor en Teología y licenciado en Derecho, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) realizó un interesante estudio sobre la terapia llamada “Constelaciones Familiares”, la cual si bien comenzó en Alemania como una escuela más de psicoterapia, en los años 90 terminó fusionándose con doctrinas hindúes como la de Osho, introduciendo elementos panteístas como el de un inconsciente colectivo familiar que manejaba con un etéreo espíritu o alma colectiva; y pasando de lo “sistémico” del método original a la idea de “energía sistémica”.

El artículo detallado del sacerdote sobre las Constelaciones Familiares puede verse aquí, e información sobre la poca efectividad terapéutica de la terapia puede verse información aquí.

Finalmente, vale la pena señalar que los ángeles de la Nueva Era, como son invocados en las “Terapias de ángeles” y en otras similares, no son los mismos ángeles de la fe católica.

Como nos recuerda Luis Santamaría, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), de acuerdo con el Compendio del Catecismo de la Iglesia católica, “los ángeles son criaturas puramente espirituales, incorpóreas, invisibles e inmortales; son seres personales dotados de inteligencia y voluntad. Los ángeles, contemplando cara a cara incesantemente a Dios, lo glorifican, lo sirven y son sus mensajeros en el cumplimiento de la misión de salvación para todos los hombres” (n. 60).

Además, añade, están presentes en la vida de la Iglesia, que “se une a los ángeles para adorar a Dios, invoca la asistencia de los ángeles y celebra litúrgicamente la memoria de algunos de ellos” (n. 61).

Finalmente conocemos, por la Sagrada Escritura, los nombres de tres arcángeles con misiones muy especiales en la Historia de la Salvación: Miguel, Rafael y Gabriel, así como creemos en el ángel de la guarda o ángel custodio de cada persona. Como decía San Basilio Magno, “cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida”.

En la Nueva Era, por el contrario, se enseñan técnicas esotéricas de “canalización” para comunicarse con los ángeles, convirtiéndose así las personas que las practican, en canales de comunicación con seres que habitan otra dimensión (espiritismo), recibiendo así enseñanzas ocultas (ocultismo).

Los invitamos a ver el testimonio de la madrileña Milagros Martín, quien dio su testimonio en el programa “Cambio de Agujas”, explicando su experiencia con el “Curso de Milagros”, el Reiki y la Nueva Era, y como gracias a la Virgen, logró retornar a su fe católica de infancia:

Fuentes: RIES, Infocatólica, Zenit. Imágenes: Twitter @corzosilvia, Google.

  • Juliàn Shaka

    Supersticiosos criticando y lanzando juicios contra supersticiosos. Qué bellezas. Y decís que “con la misma vara que medís, seréis medidos”.