Amor Total Familia

“La pornografía se ha vuelto la gran educadora de la sexualidad”

Escrito por Alexandra Serna

Así lo sostuvo la psiquiatra española Marian Rojas, experta en gestión de las emociones y relaciones afectivas, conferencista internacional e hija del también psiquiatra Enrique Rojas. En su estadía por Colombia, a inicios de mayo, habló con Razón+Fe sobre la educación psicoafectiva de adolescentes y jóvenes y la soledad como factor de riesgo para la pornografía.

-Dra. Marian Rojas, empecemos por lo básico: ¿qué son las emociones y los sentimientos?

Marian Rojas (MR): Las emociones son un mundo inabarcable, por así decirlo. Son todo aquello que yo percibo en mi cuerpo, la expresión corporal de algo que surge en mi mente o que surge de mi entorno. El sentimiento es cuando le doy un nombre a esto: cuando lo paso por lo cognitivo y le doy un nombre. De repente veo algo que me horroriza, es una emoción de horror y de drama, mientras que el sentimiento me lleva a sufrir.

-¿A qué nos referimos cuando hablamos de educar y gestionar las emociones?

MR: Hablamos de saber que existen, primero que todo, de tener autoconocimiento, conocerse. Saber que, si las emociones quedan enquistadas dentro de mí, es decir, que no sé que existen y no puedo darles un nombre, el no gestionarlas me puede afectar. Mucha gente las acalla, las tapa. Luego, educarlas significa ser capaz de que no me afecten. Por ejemplo, personas que son impulsivas, agresivas, que se ponen tristes y se deprimen con facilidad, no han educado sus emociones y no son capaces de manejar sus reacciones frente a diferentes circunstancias.

-¿Por qué es importante educar las emociones y sentimientos?

MR: Sabemos que si las personas no gestionan bien sus emociones hay repercusiones en su alma y cuerpo. Hoy en día la Universidad de Harvard ha reconocido que cerca del 80% de las enfermedades que padecemos se deben a emociones tóxicas como frustración, tristeza, rabia, por eso cuando uno las gestiona bien uno mejora su salud física.

Marian Rojas trabaja en el Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas. Tomada de http://marianrojas.com/

Marian Rojas trabaja en el Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas. Tomada de http://marianrojas.com/

-¿Cómo ve el panorama de la situación afectivo/ emocional de los adolescentes y jóvenes de hoy?, ¿ve alguna diferencia en estos grupos entre España, Europa, y Latinoamérica?

MR: Veo un fenómeno que es el de las gratificaciones instantáneas, las relaciones afectivas las basan mucho en las redes sociales, con implicaciones como la pornografía. Esto hoy en día se ha convertido en una dinámica muy frecuente tanto en Europa, Estados Unidos como en Latinoamérica, y los jóvenes se sienten cada vez más solos. La soledad es de los principales factores de riesgo para enfermarse. Por lo tanto, me preocupa profundamente que el tema afectivo está poco orientado, lo que hace que los jóvenes no se sientan plenos en sus relaciones afectivas, porque no saben de afecto verdadero, cómo hacer una conquista, de apostarle a relaciones que valgan la pena con bases sólidas.

-¿Entonces hablamos de un panorama donde los jóvenes se “nutren” de la pornografía como una gratificación inmediata?

MR: Sí. La pornografía se ha vuelto la gran educadora de la sexualidad, y si la pornografía es la que nos guía, tenemos un gran problema, porque esta funciona en el cerebro como una droga y en la medida en que uno la consume implica más riesgos, que al materializarse resultan perjudiciales para la vida emocional.

-¿Cuáles son los principales factores de riesgo para que los jóvenes se vuelvan adictos a la pornografía y, además, inicien relaciones sexuales antes de tiempo?

MR: El hecho de que tengan acceso a los dispositivos tecnológicos, a una pantalla, a tan pronta edad es una llamada constante al sexo. Si uno se fija en la música, por ejemplo, aquí en Latinoamérica, la letra es también una llamada constante al sexo. Nada más leía esta mañana la noticia sobre una canción en Medellín que denigra la mujer, hablando mucho de la violencia, un “sexo sin amor”, un “sexo animal”, lo cual perjudica una visión integral, humana y completa del amor real. Si uno tiene un dispositivo que genera gratificaciones instantáneas, mediadas por la dopamina, que es la hormona del placer, pues la pornografía resulta profundamente adictiva, lo cual termina por afectar todos los ámbitos de la persona.

-¿Y cómo prevenir esto en los jóvenes?

MR: Es un asunto de educación, tanto en las familias para que los padres sepan que la solución no es que los hijos estén pegados a una pantalla para que estén quietos, y en los colegios educando en temas de afectividad, de intimidad. En estos días en Colombia me he dado cuenta de que hay mucho “sexting”, jóvenes y chicas que muestran sus cuerpos en redes sociales, por WhatsApp. ¿Y cómo prevenir? Pues ellos se sienten muy solos, de ahí que los padres requieran dedicarles más tiempo a sus hijos, porque en últimas la pornografía se ha vuelto una puerta de escape a su soledad.

*Esta entrevista se gestionó e hizo en conjunto con el programa de radio de la Universidad Católica de Manizales “La vida es bella” (escuche aquí algunas entrevistas).

**Foto principal: tomada de www.flickr.com / Jul.ie

Sobre el Autor

Alexandra Serna

Comunicadora social y periodista. Especialista en desarrollo personal y familiar.

Sus primeros pasos de periodismo los dio en Semana.com, en Bogotá; caminó con más firmeza, desarrollando el "olfato periodístico", en el periódico La Patria, de Manizales (su ciudad de origen), y regresó a la capital del país para trabajar como periodista de investigación en RCN Radio. Su siguiente paso fue saltar de los medios tradicionales a los medios alternativos de evangelización. Es la directora de Razón+Fe.

Qué opinas: