Familia

El valor del perdón: el valor de amar intensamente

Escrito por Ser Fraterno

Por: Claudia Patricia Melo Arévalo*

La debilidad del ser humano genera errores y caídas en muchas de sus vivencias diarias, así mismo, la convivencia -con frecuencia- produce en el otro daños directos o indirectos que causan heridas y que muchas veces no reconocemos o no somos capaces de enfrentar.

Es por ello, que necesariamente nuestra capacidad de perdonar y de pedir perdón debe estar configurada en nuestra relación con los demás. Al perdonar damos la oportunidad al otro para levantarse y ser mejor persona, se fomenta el crecimiento mutuo y nos permitimos renunciar a la venganza y al rencor.

El verdadero perdón implica aceptar la herida causada, enfrentando el dolor y el sufrimiento que esta pueda traer. Por lo tanto, eludir o negar el daño impide sanar la situación y, sobre todo, curar el corazón.

Apoya el periodismo católico con un “like”:

Perdonar, así como amar, es una decisión. Cada persona de manera libre y voluntaria decide renunciar a la venganza, al odio y al rencor para poder visualizar a su agresor en su dignidad humana, sin prejuicios ni juzgamientos, reconociendo su propia vulnerabilidad, dando paso a una nueva oportunidad de ser mejor.

Renunciar a la venganza no implica que se deba renunciar al dolor; por el contrario, se puede perdonar llorando, porque el dolor es capaz de abrir los caminos hacia la sanación.

Perdonar es amar intensamente; es comprender la fragilidad del otro; es entender que cada ser humano necesita más amor del que aparentemente “merece”; perdonar es tener un corazón generoso y comprensivo que muchas veces va más allá de la justicia.

El perdón re­­­quiere, además, virtudes como la humildad y la prudencia, para no tener sentimiento de superioridad; para no maltratar, humillar o manipular al agresor, sino para tratarlo como tal vez nos gustaría que nos tratasen si hubiese sido nuestro error.

Por último, y no menos importante, la exigencia del perdón implica entregarnos a la gracia de Dios, cumplir con la identidad cristiana, pues a través de esa fortaleza espiritual será más fácil curar todas las heridas.

Evidentemente el perdón es una tarea difícil, pero solo perdonando podemos liberarnos nosotros mismos y dar libertad al otro para su proyección, fomentando así mejores relaciones, mejores familias y por ende una mejor sociedad.

*Trabajadora social, especialista en Desarrollo Personal y Familiar, de la Universidad de La Sabana. Esposa y mamá. Consultora de la Fundación Ser Fraterno.

Más información: www.fundacionserfraterno.org

Sobre el Autor

Ser Fraterno

Somos una organización sin ánimo de lucro, especializada en consultoría en desarrollo personal, familiar y organizacional. Buscamos transformar actitudes y fortalecer competencias a través de herramientas y estrategias que aporten al mejoramiento de las relaciones familiares, con el fin de que estas puedan tener un mejor desarrollo en su vida diaria. Específicamente ofrecemos capacitaciones, intervenciones individuales y grupales y procesos de formación.

Más información en: www.fundacionserfraterno.org

Qué opinas: