Amor Total Familia

12 temas para hablar con tu novi@ antes de dar el paso al matrimonio

Las crisis en la vida matrimonial, que en algunos casos lleva a la separación y al divorcio, tienen sus raíces en el noviazgo, especialmente en aquellos aspectos que la pareja prefirió “ignorar” o que nunca conversaron con franqueza. Esto llevó a dos profesoras del Instituto de la Familia de la Universidad de La Sabana a investigar el tema y a publicar un libro con preguntas para que los novios se hagan, antes de decidirse por un proyecto de vida en común y para siempre.

El libro “Yo te amo, tú me amas, ¿nos casamos?”, presentado en la edición 31 de la Feria del Libro de Bogotá por sus autoras Annabel Astuy Lossada y Patricia Ortiz Marín, es una guía sencilla, práctica y útil que, si se quiere, podría revolucionar hasta los cursillos prematrimoniales que ofrece la Iglesia Católica a sus fieles.

Aunque no se trata de una obra exclusiva para creyentes, y en esto hace hincapié la docente Astuy Lossada, porque independientemente de la religión que se profese o no las personas quieren ser felices a través del matrimonio (institución humana de orden natural), que implica “estar solo contigo” y “para siempre contigo”. Eso sí, “los estudios han demostrado que cuando hay creencias religiosas de por medio hay un mayor grado de satisfacción marital y estabilidad”, afirma la experta.

La investigación tuvo una primera fase entre 2011 y 2012, cuando las docentes elaboraron un registro teórico y entrevistaron a personas casadas, separadas y divorciadas, así como a diferentes profesionales, incluyendo al pastor de una iglesia evangélica, que asesoraban a parejas.

La segunda etapa fue entre 2015 y 2016, mientras las autoras realizaban la Maestría en Asesoría Familiar y Gestión de Programas para la Familia de la U. de la Sabana, en la cual diseñaron un modelo de asesoría a través de preguntas que desarrollaron en sesiones conversacionales con 10 parejas de novios, siete de las cuales decidieron terminar su relación afectiva durante el proceso. De las tres restantes, una ya se casó y continúa la asesoría, la otra se casará próximamente y la última terminó su relación meses después de haber concluido la asesoría.

Nunca el dolor de la ruptura de un noviazgo es mayor al de un matrimonio, más cuando hay hijos”.

“Las rupturas de estas parejas se hizo de manera reflexionada, dándose cuenta de los puntos no negociables, de lo que era vital para cada uno y qué no eran capaces de ofrecerle al otro. Esto brindó esperanza, por el conocimiento personal adquirido. Yo les digo a las parejas que asesoro: ‘un noviazgo que se termina son dos matrimonios que se salvan’. Y sí, el noviazgo está hecho para que se termine, sea porque dan el paso al matrimonio o porque rompen. Además, nunca el dolor de la ruptura de un noviazgo es mayor al de un matrimonio, más cuando hay hijos”.

Para hablar consigo mism@ y con el otr@

Patricia Ortiz y Annabel Astuy, autoras del libro / Cortesía: Instituto de la Familia de la U. de La Sabana.

Patricia Ortiz y Annabel Astuy, autoras del libro / Cortesía: Instituto de la Familia de la U. de La Sabana.

Una idea errónea es pensar que aquellos aspectos “sutiles” que incomodan del otro cuando son novios van a desaparecer o cambiar en el matrimonio, porque precisamente en el día a día de la convivencia y en un ambiente de seguridad y confianza la persona se muestra tal cual es, con sus virtudes y defectos. Lo interesante de realizar el ejercicio que propone el libro y de vivir el noviazgo como un camino de discernimiento es que cada uno se da cuenta de lo que puede y quiere cambiar por amor al otro, porque “nadie cambia a nadie”, sino la persona en sí misma.

“Somos seres perfectibles y la propuesta es que desde el noviazgo vayan construyendo juntos los caminos de mejora personal. En el estado del arte de nuestra investigación observamos cómo el éxito marital estaba asociado a que las parejas tenían conversadas previamente las 12 áreas o atributos que proponemos, mientras que en los matrimonios en crisis no había coincidencias en estos asuntos y no lo hablaron en el noviazgo”, asegura Astuy Lossada.

R+F presenta brevemente los 12 aspectos sobre los cuales las dos coautoras proponen que los novios hablen gradualmente antes de dar el paso al matrimonio, primero a modo de reflexión personal y luego en pareja. El libro incluye espacios en blanco para que cada uno vaya respondiendo. Ahora, “esto no es una receta, porque cada pareja le imprime un sello personal a su relación y proyecto matrimonial y familiar, así como estos procesos no implican que luego no haya problemas, sino que serán oportunidades para avanzar”, advierte la investigadora.

  1. Datos personales y estado de salud: incluye aspectos como el tipo de sangre, adicciones propias o en la familia, enfermedades actuales o pasadas.
  1. Conocimiento de sí mismo y de tu novi@: ¿qué tanto me conozco para saber qué tanto puedo conocer al otro?, ¿cualidades, virtudes, defectos, gustos, intereses, reacciones, sentimientos? Aborda aspectos tan diversos como los elogios que le gusta recibir a la persona y cuáles podría darle al otro, o cómo se siente cada uno con los estilos de comunicación que hay en la familia política y que tendría que compartir con ellos.
  1. La familia de origen y la familia política: ¿cómo es mi relación con mis padres?, ¿me gusta y me siento satisfecho de cómo criaron a mi novi@?, ¿qué tan prioritario es para mí compartir tiempo en familia?
  1. Las relaciones de amistad: ¿me gustan los amigos de mi novi@?, ¿cuánto tiempo le dedico a mis amigos?, ¿qué significan esas amistades, hay confianza y complicidad?, ¿qué gustos compartimos con ellos? Aquí se destaca, además, la importancia de compartir momentos juntos con los amigos como historias gratas para recordar y revivir en el matrimonio.
  1. Los pasatiempos: ¿cuáles compartiría con mi novi@ en una vida ya de esposos?, ¿cuáles pasatiempos le restarían valor y calidad a la relación?
  1. La comunicación: ¿cómo nos comunicamos?, ¿reconozco mis sentimientos?, ¿hablo de mis ideales con mi novi@?, ¿qué tanto puedo controlar mis emociones negativas?, ¿poseo confianza para expresarle al otro lo que siento o mejor me callo?, ¿me preocupo por entender el punto de vista del otro?
  1. Resolución de conflictos: permite reflexionar sobre si hay buenos modelos de comunicación como novios que les permita solucionar sus conflictos.
  1. Amor conyugal: ¿cómo comprendo la fidelidad y el compromiso en un proyecto común con mi pareja?, ¿entiendo que yo te voy a ser feliz a ti y no tú a mí?, ¿cómo nos imaginamos lo que pasará con el amor en la vida matrimonial?, ¿se transformará la pasión?

“Acá hablamos del amor sexuado entre un hombre y una mujer, en su totalidad y unicidad. Además, el amor no es solamente un sentimiento, sino también una decisión por la cual este amor se operativiza. Se comprende la incondicionalidad, propia de los amores familiares, del ‘voy a amarte siempre y por siempre’”, precisa Astuy Lossada.

  1. El manejo del dinero: ¿cómo vemos el asunto de la economía familiar?, ¿hay claridad o desconfianza en el manejo de las finanzas personales y de los bienes materiales que poseo?
  2. Profesión y trabajo: ¿qué tan importante es el éxito profesional y la formación académica para mí y para el otro?, ¿equilibro el tiempo de trabajo con otras dimensiones de mi vida, como la familia?
  1. El significado de los hijos: ¿cuántos hijos queremos tener o no?, ¿cómo los educaremos?, ¿en qué tipo de colegio o sistema educativo?, ¿qué tanto dejaría involucrar a mis suegros en la crianza de ellos?, ¿qué creencias religiosas queremos transmitirles?, si mi novi@ y yo somos de diferentes credos, ¿cómo será esto?

Frente a la posibilidad de que los novios estén pensando en no tener hijos, la también asesora personal y familiar explica que este modelo permite “hablar abiertamente sobre esto y comprender qué lleva a no desearlos”. En el sacramento del matrimonio católico esta decisión hace inválido y nulo el vínculo matrimonial (diferente a que por razones de una enfermedad o condición de salud de uno de los cónyuges no puedan quedar luego en embarazo).

  1. Sexualidad: ¿conozco las diferencias biológicas y psicológicas entre un hombre y una mujer y que, por ende, tenemos una visión distinta?, en la regulación de la planificación familiar, ¿conozco los efectos colaterales de los métodos artificiales y su relación con los cambios emocionales, por ejemplo, de la mujer?, ¿conozco los métodos naturales?, ¿he sido fiel con la otra persona?, ¿qué sentido tienen para nosotros las relaciones sexuales?

Para los novios que ya han tenido relaciones sexuales se abre, además, la posibilidad de empezar a vivir la castidad en el noviazgo (abstinencia) para vivirla luego en el matrimonio (continencia periódica). Esta virtud, que hace parte integral del mensaje cristiano como exigencia y oportunidad para amar totalmente, “no significa absolutamente rechazo ni menosprecio de la sexualidad humana: significa más bien energía espiritual que sabe defender el amor de los peligros del egoísmo y de la agresividad, y sabe promoverlo hacia su realización plena” (San Juan Pablo II en “Familiaris Consortio”).

¿Dónde puedes conseguir el libro?

-Hasta el 2 de mayo en la Feria Internacional del Libro de Bogotá: Corferias, Pabellón Universitario (3), piso 2, estand 341.

-Departamento de Publicaciones de la Universidad de La Sabana – Chía (más información, aquí).

*Foto principal: www.cathopic.com / Dimitri Conejo.

Sobre el Autor

Alexandra Serna

Comunicadora social y periodista. Especialista en desarrollo personal y familiar.

Sus primeros pasos de periodismo los dio en Semana.com, en Bogotá; caminó con más firmeza, desarrollando el "olfato periodístico", en el periódico La Patria, de Manizales (su ciudad de origen), y regresó a la capital del país para trabajar como periodista de investigación en RCN Radio. Su siguiente paso fue saltar de los medios tradicionales a los medios alternativos de evangelización. Es la directora de Razón+Fe.