Actualidad

Sida: crece la preocupación

Escrito por razonyfe

Luego de los anuncios optimistas realizados de la Organización Mundial de la Salud a finales de 2015, durante la presentación de su estrategia global contra el Sida 2016 – 2021, según los cuales el nivel epidémico de la transmisión del VIH sería eliminado en 2030, en la pasada Conferencia Internacional sobre el Sida que se celebrada en Durban (Sudáfrica), volvieron las nubes negras.

El motivo, el número de nuevas infecciones entre adultos, el cual se ha estabilizado alrededor de 1.9 millones por año, de acuerdo con el informe de ONUSIDA, Prevention Gap Report.

En América Latina las infecciones han crecido un 2% desde 2010, en Europa Oriental y en Asia central ha habido un aumento del 57% en especial por el uso de drogas inyectables, en el Medio Oriente y norte de África, un 4%, mientras se ha estabilizado en África Occidental y Central, y descendido en África Oriental y del Sur (4%).

Especial atención merecen los países de Europa Occidental y de Norteamérica, donde se han invertido cuantiosos recursos económicos en programas de prevención del contagio del VIH, a pesar de lo cual en los últimos 5 años se han registrado incrementos en el número de infecciones entre los principales destinatarios de estos programas (personas que tienen prácticas homosexuales), registrándose en este grupo un aumento del 17% en Europa Occidental  y del 8% en Norteamérica, mientras que en el resto de la población el contagio ha disminuido.

En los últimos cincos años no ha habido avances significativos en la prevención de nuevas infecciones

El riesgo de contagio entre transexuales es 49 veces mayor que la población general, entre usuarios de drogas inyectables es 24 veces, entre hombres que tienen relaciones homosexuales es 24 veces; entre quienes ejercen prostitución es 10 veces mayor; y entre personas encarceladas, es 5 veces mayor.

A pesar de todo, los expertos en esta materia ahora están proponiendo que, mientras se descubre una vacuna, las personas sanas que se encuentren en estos grupos de riesgo, inicien de forma preventiva tratamientos antirretrovirales o profilaxis pre-exposición (denominada PrEP por sus siglas en inglés), antes que proponer estrategias basadas en la promoción de cambios de conducta, como ocurre con el tabaco, ya que temen estigmatizar a quienes se encuentran en los grupos de mayor exposición al virus.

Fuentes: Aceprensa. Imagen de portada: www.desertaidsproject.org