Actualidad Familia Vida

¿Qué nos espera en asuntos provida y por la familia en el Congreso?

Escrito por Alexandra Serna

Mientras el senador Armando Benedetti hace alarde de una “ley para embarazadas”, no ha difundido, en cambio, la tripleta de proyectos de ley sobre eutanasia y suicidio asistido, adopción gay y reproducción asistida que radicó a tres días de asumir su curul. Del otro lado, seis congresistas -protestantes- radicaron proyectos a favor de la madre y el niño por nacer y la autonomía educativa de los padres, y María del Rosario Guerra y Santiago Valencia -católicos- se la volverán a jugar por la prohibición de los vientres de alquiler. Para el exsenador José Darío Salazar no hay todavía una fuerza en el Congreso que se apropie y lidere la agenda provida.

A solo 12 días de haber asumido el “renovado” Congreso de Colombia -con un 60% de congresistas primíparos– y días antes de la posesión del presidente electo, Iván Duque, la principal noticia ha sido la investigación de la Corte Suprema de Justicia contra el senador Álvaro Uribe por supuesta manipulación de testigos. En medio del “terremoto” mediático y político generado, hay que poner la lupa, sin embargo, en las movidas que en asuntos de vida y familia ya se están dando para los próximos cuatro años, y en los que no se puede bajar la guardia.

 Apoya el periodismo católico con un “like”:

El escenario es, en efecto, “poco halagüeño”, según el exsenador conservador José Darío Salazar: “no creo que se vaya a modificar nada de lo ya establecido. El presidente Duque sostuvo en campaña que no reversará nada frente a las tres excepciones de la penalización del aborto, la legalización de la eutanasia y ‘logros’ de la comunidad Lgtbi (todo vía Corte Constitucional). Lo que no dudo es que las fuerzas que no son provida, que han venido luchando por supuestos ‘derechos’ insistirán en ir más allá”. Sabe lo que dice: en 2011 esas mismas fuerzas lograron, en la recta final, hundir una reforma constitucional que blindaba al bebé por nacer ante el aborto.

La agenda de la cultura de la muerte y en contra de la familia

Tomada de https://www.kienyke.comTomada de https://www.kienyke.com

Tomada de https://www.kienyke.com

El primero en dar el paso en esa dirección ha sido el senador Armando Benedetti, del partido de la U, de cuyos ocho proyectos radicados tres corresponden a la cultura de la muerte y a la sustitución de la familia y la procreación naturales: eutanasia y suicidio asistido, adopción gay y fertilización in vitro. No sorprende, señala Jesús Herrera, director del portal Voto Católico Colombia, pues el congresista ha promovido siempre estos proyectos, así no pasen, “para mantener vivo el debate y cumplir con su fuero electoral”, o según Jesús Magaña, director de la plataforma ciudadana Unidos por la Vida, respondiéndole a un lobby que lo apalancaría económicamente: “no tengo una prueba, es más una sospecha”.

Vale considerar los efectos que implicaría que estos proyectos se convirtieran en ley, de más altura que un decreto o resolución (del Ejecutivo) y la cual normaliza ciertas prácticas en la sociedad, teniendo en cuenta, además, que el Gobierno Nacional puede derogar sus propios reglamentos, mas no una ley. Hasta se podría pensar que, si el Congreso asume su papel en estos temas, se le pondría un “tate quieto” a la Corte Constitucional, la cual ahora “legisla” precisamente bajo el argumento de que el Legislativo no ha hecho su tarea (lo cual supone un desafío enorme para la agenda provida).

En el proyecto de eutanasia, ya reglamentada por orden de la Corte Constitucional incluso para niños, se estaría legalizando además el suicidio asistido; en el de adopción gay, aparentemente nada diferente a lo ya establecido por la misma Corte, se terminaría de sepultar la concepción de familia de papá y mamá contemplada en el Art. 42 de la Constitución, y el de fertilización in vitro legaliza violaciones a la dignidad humana como el uso de donantes de gametos, impidiendo la posibilidad de que el hijo de un donante pueda conocer su identidad, y el alquiler de vientres. De hecho, un proyecto anterior que declara la infertilidad como enfermedad para que la cubra el Sistema de Salud, está en manos de la Corte Constitucional (el Gobierno lo objetó por costos).

En su astucia, Benedetti ha preferido mantener estos proyectos en bajo perfil y, en cambio, ha aprovechado el fallo de la Corte Constitucional que les permite a los empleadores despedir a mujeres gestantes si no saben de su estado, dado a conocer el pasado jueves, para anunciar una “ley para embarazadas” -cuyo proyecto radicó este mismo lunes-, cuando él mismo ha sido un defensor de la sentencia de la Corte que despenalizó el aborto en 2006. Los medios tradicionales de comunicación le dieron un amplio despliegue a este anuncio y él replicó esto en su Twitter.

La agenda provida y por la auténtica familia

Por el lado de la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural y de la familia natural los primeros en dar el paso han sido los congresistas del movimiento Colombia Justa Libres (protestantes): los senadores Eduardo Pacheco, Jhon Milton Rodríguez y Édgar Palacio y el representante a la Cámara Carlos Acosta, quienes radicaron un proyecto para que en todas las instituciones educativas se enseñe “bioética y bioderecho”, y otro sobre las escuelas de padres de los colegios que les permita a estos ejercer su autonomía educativa frente a sus hijos.

De izquierda a derecha: el representantes Carlos Acosta y los senadores Eduardo Pacheco, Édgar Palacio y Jhon Milton Rodríguez.De izquierda a derecha: el representantes Carlos Acosta y los senadores Eduardo Pacheco, Édgar Palacio y Jhon Milton Rodríguez.

De izquierda a derecha: el representante Carlos Acosta y los senadores Eduardo Pacheco, Édgar Palacio y Jhon Milton Rodríguez. Tomada de @ColJustaLibres

La senadora Claudia Rodríguez de Castellanos y la representante a la Cámara Ángela Sánchez, del partido Cambio Radical (y de la Misión Carismática Internacional), han radicado por lo menos cinco proyectos relacionados, algunos de períodos anteriores: maternidad y parto digno para desincentivar el aborto; refugio seguro en el ICBF para acoger a recién nacidos; garantías para el padre en casos de partos prematuros o múltiples o cuando, próximo al nacimiento, no esté trabajando; conciliación de la vida laboral y familiar, e impugnación de la paternidad en casos de inseminación artificial (cuando esta no fue consentida por la pareja, lo que indica, además, su inconveniencia como técnica de reproducción asistida que es).

También radicaron un proyecto para incluir al sector religioso en el Consejo Nacional y en los Consejos Territoriales de Planeación, que son órganos participativos de la sociedad civil en la formulación de políticas públicas.

La senadora Claudia Rodríguez y la representante Ángela Sánchez / Tomada de https://www.bluradio.comLa senadora Claudia Rodríguez y la representante Ángela Sánchez / Tomada de https://www.bluradio.com

La senadora Claudia Rodríguez y la representante Ángela Sánchez / Tomada de https://www.bluradio.com

Por lo pronto, un punto para tener en cuenta: el proyecto de maternidad y parto digno incluye como derecho de la mujer que ha dado a luz el de “recibir información clara sobre los diferentes métodos de planificación familiar (…) para que se garantice que, al salir de la entidad hospitalaria, haya aceptado iniciar un método de anticoncepción de manera voluntaria y responsable”. Si los congresistas católicos se apropiaran realmente de la doctrina de la Iglesia, que propone los métodos naturales de planificación porque, precisamente, no son anticonceptivos -ni abortivos-, podrían contar con mejores argumentos para discutir y decidir sobre esto (a todos les recomendamos leer la Encíclica Humanae Vitae del Papa Pablo VI).

En cuanto a los proyectos provida y por la familia del Centro Democrático (CD), que fue el partido con más congresistas que firmaron el Manifiesto por la Vida durante la campaña electoral, vale destacar que María del Rosario Guerra y Santiago Valencia (católicos) volverán a radicar el proyecto de prohibición de vientres de alquiler, según le confirmó un asesor del senador a R+F, lo cual le haría contrapeso, en cierta medida, al proyecto de Benedetti sobre reproducción asistida. Ahora, acorde a lo anunciado por el presidente electo, Iván Duque (del CD), cuando era candidato, también se esperan el referendo sobre cadena perpetua para violadores de niños y el proyecto que prohíbe el porte de la dosis personal de estupefacientes, sin penalizarla.

Los senadores Santiago Valencia y María del Rosario Guerra.

Los senadores Santiago Valencia y María del Rosario Guerra.

En cambio, el proyecto que radicó la representante a la Cámara Adriana Matiz, del Partido Conservador, sí contempla la penalización del porte de la dosis mínima, yendo más allá de la apuesta de Duque y acercándose más a la posición de Álvaro Uribe en la lucha contra las drogas. Se podría afirmar, entonces, que este proyecto no tendrá el mismo respaldo que el del nuevo Gobierno Nacional, al igual que la iniciativa de crear el Ministerio de Familia, radicada por los representantes a la Cámara Juan Carlos Wills, Ciro A. Rodríguez, Jaime F. Lozada, Germán A. Blanco y Juan Carlos Rivera, del Partido Conservador, teniendo en cuenta que no es una prioridad para el Ejecutivo, aunque sí lo es el fortalecimiento de la institución familiar.

Una batalla cultural, que todavía se puede ganar

En todo caso, ninguno de estos proyectos radicados o anunciados busca prohibir o penalizar en cualquier caso el aborto y la eutanasia, y mucho menos retroceder en las conquistas Lgtbi. ¿Cuál es el camino para la agenda provida? El exsenador José Darío Salazar opina que no ve todavía una fuerza en el actual Congreso que se apropie y lidere esta agenda. “Los ciudadanos debemos tratar de impulsar nuestras ideas en recintos cerrados y abiertos, frente a los medios de comunicación, porque es más un problema de convicción, de convencer a la gente”, opina.

Para Jesús Magaña, de la plataforma Unidos por la Vida, en “el peor de los casos” los congresistas más conservadores no se opondrían a lo que ha dicho la Corte Constitucional en esos temas, “siendo posible consolidar una bancada provida” que apalanque proyectos favorables. Uno que definitivamente blindaría a quienes defienden la vida y la familia sería el de la regulación de la objeción de conciencia, individual e institucional, con el cual Duque se comprometió en campaña. Falta que esto se traduzca en un proyecto radicado y con un doliente de peso.

Así, mientras Benedetti podría contar con el respaldo de la “bancada por la paz, la vida, la democracia y los derechos humanos” (así se denominaron los partidos de izquierda desde la oposición, liderada por el excandidato presidencial Gustavo Petro) para sacar adelante su agenda promuerte y Lgtbi, resulta indispensable que los congresistas de los partidos de derecha se comprometan decididamente con la agenda provida y por la auténtica familia, si no quieren perder la batalla de la cultura, más que otra cosa, y de paso su credibilidad ante sus electores.

*Foto principal: tomada de http://www.camara.gov.co

Artículo relacionado:

Duque acatará sentencias, pero apoyaría iniciativas provida y por la familia: líder católico

Sobre el Autor

Alexandra Serna

Comunicadora social y periodista. Especialista en desarrollo personal y familiar.

Sus primeros pasos de periodismo los dio en Semana.com, en Bogotá; caminó con más firmeza, desarrollando el "olfato periodístico", en el periódico La Patria, de Manizales (su ciudad de origen), y regresó a la capital del país para trabajar como periodista de investigación en RCN Radio. Su siguiente paso fue saltar de los medios tradicionales a los medios alternativos de evangelización. Es la directora de Razón+Fe.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com