Actualidad

Primer éxito de Ordóñez en la OEA. Bucaramanga sería sede de 49a Asamblea en 2019

Escrito por Redacción R+F

Críticos de Ordóñez han guardado silencio ante su primer triunfo diplomático.

Un tempranero y significativo éxito diplomático anotó el embajador Alejandro Ordóñez, representante de la Colombia creyente y provida, el pasado jueves al lograr que el Consejo Permanente de la OEA aprobara por aclamación la elección de Colombia como próxima sede de la 49° Asamblea General,  a realizarse en junio de 2019, la cual tendrá como ingrediente especial la elección del secretario general del principal organismo multilateral de América, el cual ya no contará con Venezuela entre sus miembros, pues su retiro se haría efectivo en marzo del próximo año.

Desde el mismo día de su posesión el pasado 12 de septiembre, Ordóñez expuso al presidente Duque su propuesta de que Colombia acogiera la reunión más importante de ese organismo, la Asamblea General, el próximo año. Al día siguiente la Cancillería hizo el ofrecimiento formal en nombre del Gobierno de Colombia a la OEA, algo que reiteró Ordóñez el 21 de septiembre pasado al presentar sus credenciales en Washington ante el Secretario General del organismo Luis Almagro.

En su primera intervención ante el Consejo de Seguridad, Ordóñez expresó la preocupación del gobierno colombiano por la situación de Venezuela e hizo una cruda radiografía de la situación del vecino país en términos de Derechos Humanos. Al concluir su intervención Ordóñez oficializó el ofrecimiento ante el Consejo Permanente y presentó el borrador de resolución para que fuera aprobada en dicha sesión.

La intervención provocó una dura respuesta por parte de Venezuela,  quién intentó descalificar la autoridad moral de Colombia en materia de seguridad y derechos humanos, por su condición de primer país productor de cocaína, así como por los asesinatos de líderes sociales, y acusó a Ordóñez de haber apoyado públicamente un golpe militar en ese país y de ser responsable de “tráfico de odio”.

A la hora de la votación Paraguay fue el primer país en apoyar la selección de Colombia como próxima sede de la Asamblea General, y en el siguiente turno Chile tomó la palabra para pedir que fuera aprobada la propuesta por aclamación, cosa que efectivamente sucedió.

Colombia acogió al organismo en Bogotá para dar lugar a su acta fundacional hace 70 años, y ha sido sede de sus reuniones anuales en dos ocasiones, en Cartagena en 1985 y en Medellín en 2008. Colombia volverá a ser protagonista del organismo al acoger a su principal órgano de decisión a la hora de enfrentar uno de los mayores retos políticos de su existencia: la crisis democrática y humanitaria en Venezuela.

Para esta ocasión el gobierno nacional habría accedido a que el evento se realice en la ciudad de Bucaramanga, tierra natal de Ordóñez, y ya se estaría en conversaciones con el Alcalde de esa ciudad para hacer los preparativos logísticos correspondientes.

A pesar de ser un éxito diplomático que se le debe reconocer a Ordóñez, el cual ratifica el acierto del gobierno colombiano al elegirlo como su embajador, los medios de comunicación y líderes de opinión que intentaron sabotear mediáticamente su llegada a ese cargo (El Tiempo, El Espectador, Petro y Humberto de la Calle) han permanecido en silencio al respecto, dejando en evidencia que en sus críticas prevalence una agenda ideológica y sectaria, antes que el interés general del país.

De concretarse la realización del evento en tierra santandereana, se confirmaría la relevancia que esta ciudad está cobrando a nivel nacional, al convertirla en una vitrina de talla internacional para Colombia, así como un gesto de confianza y reconocimiento al embajador Ordóñez, al permitirle que sea el anfitrión del evento en su ciudad natal.

Primera intervención de Ordóñez en el organismo y la respuesta de Venezuela:

*Recibe el boletín semanal de Razón+Fe:

Sobre el Autor

Redacción R+F