Actualidad

Ordoñez pone nervioso al mundo político

Escrito por Redacción R+F

En un episodio inédito de la política colombiana, la Asamblea de Antioquia que mayoritariamente había invitado a Alejandro Ordóñez para hacerle un homenaje como “hijo adoptivo” del departamento, decidió un día antes del evento revocar la distinción por la misma mayoría, 16 votos, invocando una modificación reciente en los requisitos para otorgar la “Orden de la Antioqueñidad” que exige “un desempeño en la región no menor a dos años”.

La ordenanza que establecía dichos requisitos estaba refundida y no habría  aparecido si no se hubiera creado un terremoto político alrededor de la distinción de Ordóñez, que más allá del valor jurídico del homenaje, muestra que es el hombre que marca con más claridad las líneas políticas que actualmente dividen al país.

De hecho, es difícil de entender los sucedido si no se tiene en cuenta que Ordóñez es el principal exponente de la creciente movilización ciudadana en defensa de la vida y de la familia, en un país cuya élite política y mediática considera que la legitimación del aborto y de las conductas homosexuales desde el jardín infantil, son un símbolo de progreso y un motivo de orgullo, por lo cual la consolidación de Ordóñez como alternativa presidencial para el 2018 les genera escalofríos y malestar estomacal a los progresistas, pues sería la mayor amenaza para lo conseguido en esas materias durante la última década.

La creciente polarización alrededor de la impletación de los acuerdos conseguidos en La Habana entre Santos y las FARC jugó su papel, ya que quien presentó ante la Asamblea dicho documento fue precisamente un visible promotor del voto por el Sí en el Plebiscito, el profesor de la Universidad EAFIT Juan David Suárez Tamayo.

En todo caso, este episodio pone al ex procurador en primera línea política de la derecha y demuestra que se está moviendo más que sus competidores de ese sector como Martha Lucía Ramírez o Iván Duque, pues ninguno de ellos despierta tantas pasiones, positivas y negativas, como Ordóñez, y ese fervor que despierta en las bases se puede traducir en su movilización hacia las urnas.

Hoy a las 4 p.m. se hará finalmente el homenaje al valiente ex Procurador Ordóñez, pero ya no será en la Asamblea Departamental sino el resturante Mondongo  de la 70, al cual llegarán no sólo los políticos que seguramente respaldarán en Antioquia su aspiración presidencial, sino las bases sociales que ahora tienen una razón más para acompañarlo.