Actualidad

Marta Lucía no le da gusto a las feministas…

Escrito por Redacción R+F

Para las feministas el tema del uso “del lenguaje incluyente” es una cuestión de honor dentro de su agenda política, pues consideran que una de las razones fundamentales por las que existen desventajas para el ascenso social de las mujeres está precisamente en las “realidades” que crean las palabras.

El hecho de que Colombia tenga por primera vez en su historia una mujer como segunda a bordo del gobierno es un hito histórico en la lucha del movimiento feminista por acceder a cargos directivos de la administración pública, pero, al parecer, a las feministas más radicales no les parece suficiente para celebrar.

Recientemente María Claudia Dávila, una periodista javeriana del portal VICE, publicó un artículo titulado “Marta Lucía Ramírez: soy mujer y no me representas“, cuestionando el hecho de que la nueva vice sea “blanca, heterosexual, católica y de clase alta”, la tilda de cínica y homófoba por pensar que la mujer influye de forma diferente que el hombre en la crianza de un niño, y luego de adornar sus “argumentos” con adjetivos como “inquisidora”, “venenosa”, “violenta”, “excluyente”, “retrógrada” y de afirmar con más convicción que elegancia: “el hecho de que tengas una vagina no quiere decir que me representas”, concluye que su llegada a la Casa de Nariño es un “retroceso” en las libertades individuales pues pretende “reducir” el número de abortos (ver nota).

Curiosamente uno de los puntos que reivindica la comunicadora javeriana es el título que ella exige que use Marta Lucía en su nuevo cargo, “vicepresidenta, con ‘A’” le dice a “Martica” con un estilo muy personal y directo. Este punto se explica por la importancia que para el pensamiento marxista tiene el lenguaje como creador de realidades.

Coincidencialmente Marta Lucía Ramírez se pronunció sobre ese tema en la reunión de empalme que se realizó recientemente en la Casa de Nariño, en la cual según El Espectador habría dicho: “Yo soy la vicepresidente. Y seguramente eso me va a traer problemas con las feministas radicales que toman la cosa gramaticalmente, pero no soy de ese nivel de radicalismo”.

Algo que no le va a sentar muy bien a Dávila y las “feministas” que, a un mes largo para la posesión del nuevo gobierno, ya no encuentran más adjetivos para descalificar a la primera mujer vicepresidente de Colombia. Paradójicamente el nombre del portal que publica tan virulento artículo se llama “¡Pacifista!”.

Imagen: Ilustración de Juan Ruiz, tomada de Pacifista.co – VICE.