Actualidad Cultura Familia

Locura de género avanza en América Latina: conozca el dialecto “feminazi”

Era cuestión de tiempo,  la degeneración de la lengua española que comenzó con el uso de la arroba para reemplazar las vocales masculinas en sustantivos (tod@s), que a su vez era una forma de simplificar la absurda regla del feminismo que exigía el desdoblamiento de los nombres genéricos masculinos cuando se refieren a colectivos mixtos (“todos y todas” en lugar del gramaticalmente correcto “todos”), cuya adopción muestra la capacidad de colonización cultural de la ideología de género, y que ha contagiado a políticos, educadores, académicos, comunicadores y hasta miembros de la Iglesia, ha mutado ahora en una especie de dialecto derivado del español, en el que se utiliza la “e” para remplazar el genérico masculino, diciendo cosas como “les vecines, les diputades están indecises, les alumnes, les padres, etc.”.

De esta manera los miembros más jóvenes, radicales y transgresores del movimiento feminista pueden identificarse a sí mismos por hablar cotidianamente una verdadera variación lingüística que ellos denominan “español incluyente”, mientras que sus críticos podrían llamarlo “dialecto de la ideología de género” o “feminazi”, por coincidir su aparición con las manifestaciones vandálicas y blasfemas (toma de colegios, calles, grafittis, insultos a la Virgen María, ataques a iglesias…) alrededor de la movilización en Buenos Aires para la legalización del aborto.

El fenómeno es actualmente visible en Chile y Argentina en donde recientemente se ha visto en televisión a mujeres jóvenes que utilizan con fluidez este dialecto, dando a veces la impresión de que provinieran de algún tipo de variación española como el Catalán o el Valenciano, cuando en realidad no es más que una variación salida de laboratorio marxista feminista.

Por ejemplo, hace 15 días un grupo radical feminista le entregó al rector de la Universidad de Chile  un manifiesto en el cual se exigía la creación de una vicerrectoría de género y sexualidad, al tiempo que la “elaboración de un plan de acción para cubrir las necesidades de cuidado de niñes, tanto de estudiantes, academiques y funcionaries”.

Este “avance” en la evolución del lenguaje de género, termina convirtiendo en arcaísmos expresiones que hasta la semana pasada parecían vanguardistas, especialmente visibles en los gobernantes sumisos a las exigencias de la dictadura de género como Michelle Bachelet cuando hablaba de “chilenas y chilenos”, o cuando Maduro se dirige a “los ciudadanos y ciudadanas” y Petro a “colombianos y colombianas”.

Fuente: Twitter de Petro

Algunos tuiteros ya comienzan a cuestionar el extremismo de esta variación política y artificial en el lenguaje:

Mientras que por los lados de los medios de comunicación, el canal argentino Touch TV ya anuncia oficialmente que todos sus programas comienzan con el saludo “Bienvenides todes”.

 

Y a pesar de toda esta reingeniería social, algunas personas siguen insistiendo en que la ideología de género no existe

[Para escuchar el audio pasar el puntero sobre la esquina inferior del vídeo y hacer clic sobre la bocina]

Sobre el Autor

Redacción R+F