Actualidad Vida

“Lo realmente incompatible con la vida es que te aborten”: una voz médica de protesta

Escrito por Invitado

El reconocido periódico ABC de España publicó esta carta de la médico oncólogo pediatra Marta Villa Alcázar, quien de manera sensata cuestiona la “malformación del feto incompatible con la vida” como justificación del aborto. Precisamente esta causal, despenalizada en Colombia desde 2006, resultó siendo el “caballo de Troya” por el cual la Corte Constitucional terminó “oficializando” el aborto hasta el noveno mes, con el agravante de haber avalado el aborto por discapacidad.

No es lo mismo

Como médico oncólogo pediatra, ya he oído demasiadas veces la misma frase:”el niño tenía una malformación que el ginecólogo me dijo que era incompatible con la vida, así que como iba a morir igual, lo mejor era terminar cuanto antes”. Pues no puedo estar menos de acuerdo. Hay muchas patologías que durante el embarazo son “incompatibles con la vida”, pero que se solucionan cuando el niño nace. Por ejemplo, una hernia diafragmática, una estenosis esofágica, una cardiopatía… si no se opera el niño al nacer, son incompatibles con la vida. Y a nadie se le ocurre abortar a estos niños.

Apoya el periodismo católico con un “like”:

Incluso en el caso de que la malformación del niño sea realmente incurable (he visto demasiados errores en diagnósticos prenatales como para creérmelo) y el niño acabe muriendo al poco tiempo de nacer, no es lo mismo. Lo realmente incompatible con la vida es que te aborten.

No es lo mismo morir a manos de tu madre que en brazos de tu madre. No es lo mismo morir triturado por unas pinzas o absorbido por un aspirador que morir con un pediatra al lado, preocupado porque no tengas dolor ni sufrimiento innecesario y, sobretodo, no es lo mismo morir solo que morir al lado de tus padres y que ellos hayan podido abrazarte, aunque solo sea unos segundos.

Pero sobretodo como madre, no es lo mismo perder un hijo que terminar con la vida de tu hijo. Ya es muy difícil llevar toda la vida la tristeza de haber perdido un hijo, como para añadir la angustia de que haya sido por tu decisión, y acarrear eternamente la duda de qué hubiera pasado si le hubieses dejado nacer.

De verdad, no es lo mismo.

Marta Villa Alcázar. Madrid.

*Imagen tomada de: http://ieca.com.ar


Apreciado amigo de Razón+Fe:

¿Te parece que los creyentes católicos estamos bien representados en los grandes medios? Consideramos que no. Y por eso emprendimos desde 2014 una nueva forma de hacer periodismo que ya ha impactado a, por lo menos, 600 mil lectores (de la edición impresa), y a más de 260 mil visitantes en nuestra edición digital, que nació en 2016.

En Razón+Fe queremos que tus convicciones, enraizadas en verdaderos argumentos racionales, sean escuchadas, conocidas y defendidas, no precisamente para imponer un determinado punto de vista (porque la verdad nunca se impone, sino que atrae), al contrario: para mostrar la belleza y la autenticidad de la naturaleza humana, cuya comprensión, iluminada desde la Fe, permita el diálogo con quienes incluso no creen.

Y para lograr esto necesitamos de tu ayuda, primero en oración y luego en donación, sea con tu tiempo o tu aporte económico. ¡Porque ya nos leen miles de lectores, como tú, quienes merecen continuidad de un servicio profesional cada vez más cualificado y diversificado!

Comprometida con este desafío,
Alexandra Serna, directora de Razón+Fe (razonmasfe@gmail.com)

Haciendo clic aquí puedes donar en línea de forma segura:Apoya a R+F haciendo una donación con Tarjeta Débito

*Recibe el boletín semanal de Razón+Fe:

Sobre el Autor

Invitado

Qué opinas: