Actualidad

¿Jurisdicción Especial Progresista? Ilva Myriam eliminada de la JEP

Escrito por Redacción R+F

Este lunes se reveló la lista de preseleccionados para ocupar los cargos en la Jurisdicción Especial para la Paz, acordada entre las FARC y el Gobierno Santos, entidad que se encargaría de juzgar a los responsables del “conflicto” y de establecer la “verdad” sobre seis décadas de violencia guerrillera, motivada por ideas liberales y comunistas.

Frente a la desconfianza que en general ha despertado en la opinión pública todo lo concerniente a la implementación de los Acuerdos de La Habana, este instrumento es el que mayores preocupaciones ha despertado, porque se sospecha la existencia de una agenda oculta acordada entre las FARC y la élite progresista del país, que se implementaría especialmente a través de la Jurisdicción Especial para la Paz.

El temor consiste en que este Tribunal Especial creado por líderes de izquierda e ex guerrilleros comunistas, podría ser instrumentalizado con un doble propósito: garantizarle a las FARC que no van a ser perseguidos por la justicia ordinaria colombiana, que van a recibir unas sanciones blandas por sus crímenes, que sus incumplimientos a los acuerdos van a ser juzgados con amplitud y benevolencia, y que incluso, van a lograr pronuncimientos políticos que justifiquen y legitimen su lucha armada, minimizando su responsabilidad de 6 décadas de terror.

Por otra parte, este Tribunal no juzgaría sólo a las FARC sino que vincularía a empresarios, a políticos y a miembros de la Iglesia católica, quienes desde hace tiempo vienen siendo señalados por ideólogos de la izquierda laica e eclesiástica, como el P. Javier Giraldo, como responsables de la violencia por sus posiciones políticas y filosóficas.

Para ver el alcance que podría tener esta “cacería de brujas” ideológica, baste señalar que el Padre Javier Giraldo aprovechó la visita del Papa para señalar como responsables de la violencia desde Gonzalo Jiménez de Quesada, cuyos restos pide que sean expulsados de la Catedral Primada de Bogotá, al Partido Conservador por su estrategia “anti-comunista” en alianza con la Iglesia, hasta el hermano del ex presidente Uribe, pasando por santos reconocidos por la Iglesia como San Ezequiel Moreno.

Un Tribunal politizado no sólo podría imponer sanciones penales a los enemigos ideológicos de las FARC sino también hacer pronunciamientos y condenas simbólicas, con el fin de reescribir la historia, una permanente obsesión para los ideólogos de izquierda.

Por ese temor, personajes como María Isabel Rueda habían considerado que la elección de Ilva Myriam Hoyos en su aspiración para la JEP, iba a ser una prueba ácida para verificar si este Tribunal iba a tener un sesgo ideológico.

De la lista de preseleccionados publicada por el Comité de Escogencia el día de ayer la lista, fue excluída una de las personas con mejor hoja de vida y trayectoria académica y jurídica en materia de derechos humanos, la doctora Ilva Myriam Hoyos Castañeda, al tiempo que fueron convocados juristas de tendencia progresista como Alejandro Ramelli (magistrado auxiliar del magistrado de la Corte Constitucional, Alberto Rojas Ríos), el Consejero de Estado Danilo Alfonso Rojas Betancourth, socio de Rodrigo Uprinmy en DeJusticia y denunciado ante la Comisión de Acusaciones por el también consejero Marco Antonio Velilla por irregularidades en el proceso de nulidad de la elección de Alejandro Ordóñez, o Sandra Rocío Gamboa, quien se definió a sí misma como una “simple abogada litigante” vinculada al Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, que en 2011 dijo al periódico El Heraldo que “Álvaro Uribe debe ser procesado por la Corte Suprema” (entrevista).

Consultada por R+F la doctora Hoyos dijo que con esta preselección “no se han disipado la tinieblas sobre la partición de las diversas tendencias de pensamiento sobre el conflicto armado de este país, ni tampoco parecen haberse presentado de manera transparente los verdaderos criterios de preselección”.

Sin duda que la Justicia Especial perdió su prueba de fuego, y cada vez aparece como más evidente que esta justicia especial no va a ser para la paz, sino para el “ajusticiamiento progresista” del país.

Esta es la lista completa:

 

Imagen: El Espectador