Actualidad

Gran triunfo de la derecha católica en Francia

Cuando todos los comentaristas políticos le ponían la lápida a la candidatura presidencial de Francois Fillon (del partido Los Republicanos), una multitudinaria manifestación de cerca de 200.000 personas en París, acabó con la conspiración para sacarlo de carrera electoral que tendrá la primera vuelta el próximo 23 de abril.

La semana que pasó fue una tormenta perfecta contra el político conservador, quien hasta su sorpresiva vitoria en las elecciones primarias realizadas en noviembre pasado, era apodado “Don Nadie”. El viernes pasado, al tiempo que se hundía en las encuestas, la Fiscalía allanó su casa por una investigación en contra suya y de su familia, a raíz de una denuncia según la cual el trabajo que su esposa e hijos habrían realizado para él mientras era parlamentario, habría sido ficticio.

El sábado siguiente, el partido UDI, aliado de Los Republicanos en la campaña presidencial, anunció que “suspendía” su campaña en favor de Fillon, y pidió que el candidato fuera reemplazado para tener opciones de pasar a la segunda vuelta presidencial. Mas tarde le abandonarían su jefe de campaña, su tesorero y su portavoz.

Sentido Común. Por la Francia que queremos.

Fue entonces cuando la organización conservadora Sentido Común (Sens Commun), la misma que le dio el inesperado triunfo en las elecciones primarias, entró en la escena, realizando una extraordinaria movilización que el domingo llenó la Plaza Trocadero en París, poniendo fin a las especulaciones sobre su renuncia. El mensaje popular de respaldo fue contundente: Fillon es el candidato elgido por los militantes del partido, nadie más tiene la autoridad para cambiarlo. Si las directicas forzan su renuncia, los los manifestantes anunciaban que votarían por Marine Le Pen, la temible candidata del Frente Nacional, que está dispuesta a liquidar la Unión Europea, convocando a un referendo por el FREXIT (salida de Francia de esa organización política).

Al día siguiente, el lunes, Alain Juppé, el candidato derrotado en las primarias y estaba intrigando para reemplazarlo, dijo a los medios que renunciaba a tal posibilidad. Enseguida, el comité político de Los Republicanos anunció un respaldo unánime a la candidatura de Fillon, cerrando por el momento los amagues de golpe interno.

Estudio electoral del 6 de marzo pone a Fillon empatado con Le Pen, listo para pasar a la segunda vuelta presidencial.

Además, como si fuera un premio a su tenacidad, el lunes en a noche la firma Filteris, especializada en análisis de información, la cual predice los resultados electorales con base en investigaciones sociales y no en encuestas de opinión, y que además fue la única que acertó los resultados de las primarias francesas, anunció que Fillon está empatado en el primer lugar con Marine Le Pen, sacándole dos puntos de ventaja al favorito de los medios de comunicación, el abortista Emmanuel Macron.

El movimiento cívico Sentido Común es una derivación da la plataforma Manif pour Tous (Manifestación para todos), la cual sacudió el panorama político francés con sus multitudinarias protestas contra la ley que eliminó la complementariedad sexual del matrimonio.

Cuando el candidato favorito de Los Republicanos, el ex presidente Sarkozy, anunció que ya no se revocaría la Ley Taubira (matrimonio homosexual), perdió el apoyo de gran parte del voto católico consolidado alrededor de la plataforma Sentido Común, la cual adhirió a Fillon por su visión positiva sobre el papel de la religión cristiana en la vida pública, por su actitud más restrictiva frente al aborto y por su compromiso a restaurar la complementariedad sexual en la institución matrimonial.