Actualidad Vida

Estrella política argentina lucha por defender la vida

Escrito por Redacción R+F

Hace un año, cuando se realizaron las elecciones a la gobernación de Buenos Aires, nadie apostaba por el triunfo de la joven politóloga María Eugenia Vidal, quien se enfrentaba al movimiento peronista que había dominaba la región durante tres décadas consecutivas.

Hoy, según expertos en mercadeo político Vidal tiene la mejor imagen que ninguna otra persona en los últimos 10 años en Argentina, con una popularidad del 77%, suerte distinta a la de su mentor, el actual presidente Mauricio Macri, cuya popularidad ha sufrido por sus decisiones políticas.

A mediados de octubre, su Ministra de Salud, Zulma Ortiz, adoptó un protocolo para implementar la práctica del aborto en la región más importante de Argentina, bajo el acrónimo I.L.E. (Interrupción Legal del Embarazo), argumentando que ayudaría a mejorar la salud materna, adoptando en la regulación todas las exigencias del lobby del aborto.

Unos días después, la Gobernadora volvió a sorprender a la opinión pública al decidir anular dicho protocolo. Entre las razones de la decisión Vidal anunció que debía estudiarse el tema desde otras perspectivas como las ” niñez, a los gremios por el tema de la objeción de conciencia, y a la Justicia para evitar la judicialización”. En todo caso el aborto seguirá despenalizado en algunas situaciones concretas, de acuerdo con una decisión de la Corte Suprema de Argentina de 2012.

El presidente argentino, Mauricio Macri, así como varios miembros del partido de Vidal han expresado posturas pro vida, y se especula que algunos de ellos tuvieron un papel muy importante en la decisión de la Gobernadora.

La decisión no ha sido fácil, pues ha recibido mucha presión del lobby del aborto, el cual la culpabilizó por la muerte de una joven que llegó a un hospital con un aborto en curso, el cual se habría provocado ella misma; además de enfrentar las protestas por asuntos presupuestales de los sindicatos de médicos y docentes.

Sin embargo, también ha recibido apoyos como el de los grupos pro vida y el del periódico La Nación, que cuestionó los excesos de la Corte Suprema de Justicia al legalizar el aborto por encima del legislativo, y la laxitud del protocolo propuesto, que abría las puertas para que se realice cualquier aborto bajo la invocación de que se trataría de una violación, sin necesidad de realizar ningún trámite frente al delito denunciado.

Imagen: Infobae.com