Actualidad Familia

El presidente católico de Nueva Zelanda

Escrito por Redacción R+F

Para los estándares políticos actuales el perfil del nuevo Primer Ministro de Nueva Zelanda, Bill English, es impresionante: tiene 30 años de matrimonio, seis hijos y un sólido record de votación a favor de la vida y la familia.

Su esposa Mary, es una médica que comparte sus mismas convicciones y las defiende públicamente, por ejemplo, dando su testimonio en contra de la eutanasia en calidad de experta ante un comité del gobierno que estudia medidas en ese campo.

De la pareja se sabe que son católicos practicantes y que provienen de familias numerosas. Mary es la mayor de 13 hijos y Bill el tercero de 12, quienes ayudaban en las labores del hogar y de la granja familiar.

Hace poco contaron en una entrevista que cuando se casaron cuando estaban en sus veintes, se propusieron tener una familia numerosa también:

Bill tenía muchas ganas de tener una familia numerosa, y le dije que yo estaba dispuesta       – ¡siempre y cuando fueran toda niñas!”, decía Mary entre risas. “¡Y me salió al revés porque terminamos con cinco niños!”.

Parte del éxito de su vida familiar está en que Bill ayuda con las tareas domésticas, y a pesar de lo absorbente que puede ser la política, tienen un pacto de llevar el trabajo a la casa. Allí “mi trabajo es como padre, y en especial, como apoyo a una madre que trabaja duro, no es el sitio para pontificar sobre asuntos políticos”.

Su visión conservadora del papel del Estado lo resume de esta forma:

“El gobierno no es la respuesta a todos los problemas, las soluciones se encuentran antes que nada en nuestras propias familias y comunidades. A veces el Estado estorba en ese proceso. Este gobierno se va a enfocar en entender, a un nivel muy personal, que es lo que funciona para la gente y apoyar a quienes trabajen para lograrlo”.

Fuente: mercatornet.com