Actualidad Familia Vida

El hombre es Gorsuch

Escrito por Redacción R+F

El presidente Trump no ha perdido el tiempo para cumplir sus promesas de campaña, y a diferencia de la mayoría de políticos, no ha decepcionado ni a sus seguidores ni a sus opositores.

El día en que E.E.U.U. conmemoró los 43 años de la sentencia que legalizó en ese país el homicidio de bebés en gestación, 23 de enero, el presidente Trump revocó la orden ejecutiva de Obama que permitía que las agencias de cooperación americana, financiaran organizaciones internacionales que promueven o practican de abortos.

De esa manera, a partir de 2017 organizaciones abortistas muy influyentes en nuestro país, como Oriéntame o Profamilia, dejarían de recibir dinero del gobierno de Estados Unidos. Aunque la estrategia de los abortistas ha sido presentar una serie de proyectos sociales (básicamente educación y capacitación), que les ayudan a “lavar la cara” a su negocio de anticoncepción y aborto, como explicó hace unos días el portavoz del Congreso de los Estados Unidos “el dinero es fungible”, así que lo pueden recibir para unas actividades, que efectivamente realizan, pero indirectamente termina apoyando otras que el pueblo de ese país considera “inmoral” apoyar, como el del aborto.

Ahora Trump ha dado un golpe de opinión aún más fuerte: la lista de candidatos para reemplazar a Antonin Scalia, el Magistrado conservador defensor de la vida y la familia que murió el año pasado.

Entre los 8 candidatos se ha destacado uno que ha puesto a temblar al establecimiento de la Cultura de la Muerte: Neil M. Gorsuch.

Gorsuch es actualmente juez de apelaciones en Denver, desde donde hace poco defendió a través de sentencias judiciales, las cuales ya fueron confirmadas en la Corte Suprema de Estados Unidos, a una empresa privada y una organización religiosa católica que se negaban a afiliarse a un sistema de salud que ofrezca anticonceptivos y abortos.

Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos

Hay varios aspectos de Gorsuch que lo convierten en un verdadero “As” para la lucha provida:

Su confirmación por el Congreso parece estar asegurada

Uno de los obstáculos para que lleguen jueces provida a la Corte Suprema de Justicia es que necesitan la confirmación en el Congreso, donde una minoría abortista de al menos 40 senadores podría impedir que se posesione en el cargo. Además el escrutinio que hacen los senadores puede ser tan agobiante y hostil que además de rechazar al candidato, puede afectar seriamente su vida personal y familiar como sucedió hace varios años con el juez Robert Bork, quien fue humillado por sus posiciones provida.

Gorsuch en cambio, fue respaldado de forma unánime por el Senado en 2006, cuando fue postulado por George Bush para el cargo que actualmente ocupa.

Su solidez intelectual es incuestionable

Abogado de Harvard con doctorado en derecho en Oxford, los críticos destacan la claridad de su escritura y destacan que “es un placer leer sus sentencias” (ver perfil). Poco después de ser nombrado en el Tribunal de Apelaciones de Denver escribió un libro titulado “El futuro del suicidio asistido y de la eutanasia” (Editorial de la Universidad de Princeton), en el cual concluyó que es legítimo “conservar las leyes que prohíben el suicidio asistido y la eutanasia…sobre la base de que todos los seres humanos tienen un valor intrínseco y que la decisión privada de terminar con una vida humana está mal siempre”.

“El futuro del Suicido Asistido y la Eutanasia”, libro de Neil M. Gorsuch.

Puede influir profundamente en la legislación americana

Gorsuch es calificado como un “alimentador” de la rama judicial, por su capacidad de atraer a su despacho mentes brillantes, que luego logra ubicar en cargos más altos, como por ejemplo, en la Corte Suprema de Justicia, donde varios ex asistentes suyos trabajan actualmente.

Él mismo fue asistente del actual magistrado “bisagra”, Anthony Kennedy, quien generalmente emite el voto decisivo entre los bloques liberal y conservador, por lo cual podría tener una ventaja al tratar de convencerlo para que se sume a decisiones conservadoras.

Además, tiene apenas 49 años, y dado que estos nombramientos son de por vida, podrá influir intelectualmente la jurisprudencia, la legislación y en general, el pensamiento jurídico norteamericano.

Es un defensor de la religión en la vida pública

Además de defender la “objeción de conciencia” de las entidades particulares que se negaron a colaborar económicamente con servicios anticonceptivos (Hobby Lobby Stores v. Sebelius y Little Sisters of the Poor Home for the Aged v. Burwell), también se ha mostrado opuesto a limitar las expresiones religiosas en espacios públicos, en la cual se opuso a que se le impidiera a la administración de un municipio, el que exhiba una escultura de los 10 Mandamientos que le había sido donada. También participó en decisiones que se oponen a la tesis atea del “observador razonable”, que es frecuentemente utilizado para acusar al Estado de un supuesto apoyo indebido a determinada religión, lo cual equivaldría en el caso colombiano a que se pueda financiar la Semana Santa de los municipios que quieran, sin tener que renunciar o menospreciar su profundo significado religioso, como pasó recientemente con la sentencia de la Corte Constitucional sobre la Semana Santa en Popayán (American Atheists Inc. v. Davenport, Green v. Haskell County Boad. of Commissioners y Pleasant Grove City, Utah v. Summum).

El lunes 30 de enero se sabrá por fin quién va a ser postulado por Trump para la actual vacante en la Corte Suprema de Justicia. Pero en todo caso, cualquiera de los 8 preseleccionados será un gran defensor de la vida y la familia.

Imagen: National Law Journal