Actualidad

Coronel Plazas envía al Papa lista de víctimas cristianas de la violencia marxista

Escrito por Redacción R+F

Coincidiendo con la beatificación de dos sacerdotes católicos, el Coronel Alfonso Plazas Vegas, víctima de la persecución ideológica y política de nuestro sistema judicial, informa al Papa Francisco sobre algunos casos destacados de víctimas de la violencia marxista y liberal, que dieron testimonio de su valores cristianos.

Esta es la carta:

Bogotá, 4 de septiembre de 2017

 

A Su Santidad

Papa Francisco

Sumo Pontífice de la Iglesia Católica

Nunciatura Apostólica

Bogotá.-

 

 

Su Santidad:

Aprovechando su presencia en Colombia, deseo hacerle llegar un resumen incompleto, de los crímenes cometidos por las guerrillas colombianas contra los sacerdotes, recabando el hecho de que no hay una guerra ni un conflicto entre el clero católico y las Farc, Eln y Epl. Sencillamente se trata de delitos atroces cometidos por el crimen organizado identificado con esas siglas, y financiado por el narcotráfico y el secuestro extorsivo, contra inocentes prelados, mártires de esta nación colombiana. Así que no cabría una reconciliación entre los sacerdotes y los guerrilleros, porque ningún mal le han hecho los religiosos a los terroristas.

Tampoco, Su Santidad, ha existido una guerra ni un conflicto entre el pueblo colombiano y las Farc, Eln y otros grupos narcotraficantes y terroristas. Han sido más de cincuenta años de delitos atroces cometidos por el mismo crimen organizado, contra inocentes colombianos, particularmente los más pobres, mártires anónimos de esta barbarie. Así que en la misma forma, no cabría una reconciliación entre el pueblo colombiano y los terroristas de las Farc. Porque al igual, ningún mal le han hecho los colombianos del común a los terroristas.

Denuncio ante Su Santidad al Presidente Juan Manuel Santos, y a las personas religiosas o laicos que lo secundan, por mentir internacionalmente calificando como un “Proceso de Paz”, a los procedimientos para entregarle este país, Colombia, al comunismo internacional, dirigido en este caso por el gobierno de La Habana. Con la gravedad adicional, de pretender el reemplazo de la Fe Católica del pueblo colombiano, por la Secta Satánica llamada los “Santeros Cubanos”, y otras más.

Los rituales del Presidente Santos en estas sectas circulan por las redes sociales. En algunos casos ha participado personalmente. Los sacerdotes de esta nación pueden ilustrarlo al respecto.

Tenga Usted cuidado, Su Santidad, el Presidente Santos es conocido en Colombia por utilizar la mentira como herramienta política para lograr sus propósitos, con frecuencia Non Sanctos. La usa a diario, la usa en la Diplomacia, la usa en la Política, la usa en los medios de comunicación con cinismo y a sabiendas de que el pueblo sabe que está mintiendo.

No se deje enredar con el cuento de los Paramilitares o Autodefensas, Su Santidad. Estas organizaciones igualmente criminales ya fueron desactivadas y sus principales cabecillas están presos en los Estados Unidos. La confrontación bélica entre guerrillas y paramilitares no tenía visos de patriotismo de ninguno de los dos bandos, como ambos lo proclamaban. Era una lucha por el control del narcotráfico.

 

Algunos de los casos documentados de sacerdotes y miembros de la Iglesia Católica, asesinados por esos grupos.

1.- El 2 de  Octubre de 1989. Mientras realizaba una visita pastoral a la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Fortul, Monseñor JESÚS EMILIO JARAMILLO, obispo de la Diócesis de Arauca fue secuestrado, torturado y asesinado por un comando de la guerrilla del ELN. Su cuerpo fue encontrado con varios tiros de fusil al borde de una carretera.

Su sucesor el obispo Bernal envió a Roma diez años después, en junio de 1998 la solicitud de beatificación, con el apoyo de un grupo de sacerdotes.

2.- El 2 de Octubre de 1990,  con un disparo en el cuello, fue asesinado por las FARC, en San Ignacio del Opón el clérigo JOSÉ ANTONIO BELTRÁN MONSALVE.

3.- El 29 de mayo de 1993, el sacerdote español JAVIER CIRUJANO ARJONA párroco de San Jacinto Bolívar, durmió en la finca de los padres de dos guerrilleros de las FARC. Muy temprano en la mañana, Julio Vega, del EPL ordenó que llevaran al sacerdote a la finca vecina y allí cumplieran con la misión. Así lo hicieron. Los esperaba un señor Tapias, que habría de asesinar a sangre fría y con extrema crueldad al sacerdote.

 

Cuarenta y siete días después, tropas de Infantería de Marina, hallaron el cuerpo del cura  en una fosa de un metro de profundidad. El sacerdote de 62 años, había sido cruelmente torturado. Los sermones del sacerdote y sus severas críticas a las prácticas guerrilleras, lo habían puesto en la mira. Los más férreos enemigos del cura Cirujano, fueron los integrantes del frente 37 de las Farc y los hombres del grupo de Caraballo del EPL. Julio Vega, del EPL, realizó un juicio revolucionario al sacerdote, lo declaró culpable y la condena fue la pena de muerte.

Después el guerrillero decidió iniciar una campaña para convencer a la opinión pública que las Fuerzas Militares habían asesinado al sacerdote por ser colaborador de la guerrilla, pero la gente no le creyó.

El 12 de junio en un comunicado Vega aceptó haber cometido el plagio e informó que el prelado había sido “ajusticiado” por el EPL con la complacencia de las FARC. Un Juez regional de Barranquilla condenó a los asesinos a 58 años y seis meses de prisión.

 

4.- El 30 de mayo de 1999 a las 10:00 AM miembros del ELN armados y vestidos de camuflado, aparentando ser se una unidad militar, interrumpieron la misa en la Iglesia de La María, del barrio Ciudad Jardín de Cali, ordenándoles salir por aviso de bomba.  El cura HUMBERTO CADAVID y 285 feligreses, entre ellos ancianos, niños, fueron subidos a  varios camiones. Un guardaespaldas notó que no eran de la fuerza pública y trato de llamar a pedir ayuda, razón por la cual los asaltantes lo degollaron de inmediato.  El Ejército alcanzó a llegar y se enfrentó al ELN en el momento en que cubrían la retirada de quienes se llevaban a los secuestrados. En los combates fueron abatidos dos guerrilleros del ELN y uno quedó herido.

Pero los camiones siguieron rumbo al corregimiento San Vicente. Allí los bajaron de los vehículos y los hicieron caminar cuatro horas por trochas hasta  los Farallones de Cali, donde a las tres de la tarde los guerrilleros les informaron que se trataba de un secuestro político.

 

5.- El 6  Enero 2002.  El sacerdote RUBÉN RIVERO GÓMEZ fue secuestrado por guerrilleros del ELN, cuando se movilizaba en un automóvil, en la vía Medellín –Bogotá junto con la señora Carmen Rosa de López, de 58 años y un menor de 10 años, quienes fueron liberados horas después. También fueron secuestrados un abogado, y un comerciante. Por fortuna a los dos días el sacerdote Rivero Gómez fue rescatado sano y salvo, por un batallón de contraguerrillas de la cuarta Brigada del Ejército Nacional.

6.- El 14 de enero de 2002.   Fue asesinado el padre GUILLERMO LEÓN CORRALES BEDOYA, de 41 años de edad, en La Estrella (Antioquia).

7.- El 18 de enero de 2002. El cura párroco de la iglesia Nuestra Señora de la Asunción, padre ARLEY ARIAS GARCÍA, fue asesinado por las FARC, a las 6:00 de la tarde, sobre la vía que conduce a Samaná. Dos personas que lo acompañaban, también fueron asesinadas.

El prelado tenía 30 años de edad, se había ordenado hacía nueve y llevaba cinco años y medio en su parroquia. Había ayudado a liberar varios secuestrados y evitó, en varias ocasiones, que la guerrilla y los paramilitares asesinaran ciudadanos. El 22 de noviembre anterior, ya habían asesinado a uno de sus hermanos que trabajaba con la salud.

 

8.- El 10 de febrero 2002. El padre LUIS ALBERTO TORO fue secuestrado junto con otra persona, por miembros de las FARC, en un retén instalado en la zona del Alto del Trigo, en la carretera entre Bogotá y Villeta.

9.- El 28 de febrero de 2002. Los caficultores de Caicedo y Urrao, en Antioquia, hicieron caravanas por carretera para proteger los cargamentos de café de los frecuentes asaltos de las FARC; una de esas caravanas fue atacada ese día. Miembros del Frente 34 del grupo terrorista golpearon ferozmente a los sacerdotes José Gabriel Segura Urrego, párroco de Caicedo, y Angel Rodríguez, del corregimiento La Encarnación, Mpio de Urrao.

10.- 02 marzo 2002.- Las FARC atacaron la estación de Policía de Funes, Departamento de Nariño a las 8:30 de la noche.  Cinco guerrilleros hablaron con el párroco RAMIRO PAZICHANA y le informaron que atacarían al pueblo si los 13 agentes de la estación no se rendían. Luego de consultarles, el sacerdote les informó que la Policía no entregaría sus armas. La población se reunió en el parque a expresar su solidaridad con los agentes del orden. Los guerrilleros se marcharon, pero volvieron a las 12 de la noche. Lanzaron una granada que cayó en la multitud, asesinando a la asistente del cura y a Alexánder Trejos. El sacerdote y otras diez personas resultaron heridas.

11.- 16 de Marzo 2002. El Arzobispo monseñor ISAÍAS DUARTE CANCINO, fue asesinado a tiros en la ciudad de Cali, por miembros de las FARC, cuando terminaba de oficiar una misa en el distrito de Aguablanca. Le dispararon en las afueras de la Iglesia cuando se dirigía a su vehículo. Uno de los sacerdotes que lo acompañaban, el padre Joaquín Cortés, resultó herido en un brazo. Monseñor Duarte Cancino había sido un fuerte crítico de las acciones violentas de las guerrillas. El jefe de comunicaciones de la arquidiócesis, padre Gersaín Paz, tuvo que salir del país por amenazas contra su vida, por denunciar a las FARC como autoras del crimen. Las autoridades capturaron a ocho milicianos del frente 35 de las FARC, quienes reconocieron que los asesinos fueron miembros de esa organización. Su muerte fue ordenada para frenar la actividad pastoral que realizaba con los jóvenes. La Justicia Colombiana condenó al Secretariado de las FARC por el magnicidio, y les impuso una multa de mil millones de pesos. Hoy los miembros del Secretariado han sido convertidos en altos dignatarios por el actual Gobierno, con el pretexto de la Paz, figurando como candidatos al Congreso sin un solo voto,  y obviamente la multa no la pagaron.

12.- El 6 de abril de 2002,  mientras daba la comunión a sus feligreses, integrantes de la columna móvil Téofilo Forero de las FARC, asesinaron al padre JUAN RAMÓN NÚÑEZ, párroco del municipio de La Argentina (Huila). El crimen se produjo poco después de que el sacerdote clamara en su sermón por la liberación del pequeño productor Abel Hernández, secuestrado por las FARC, en Pitalito, sur del Huila.

13.- El mimo 6 de abril de 2002. El ELN secuestró en Arauca a los sacerdotes SAULO CARREÑO, párroco de Saravena (Arauca) y LUIS TEODORO GONZÁLEZ, párroco de Arauquita, a quienes habían citado en el monte para supuestamente recibir a siete alcaldes, concejales y diputados del departamento de Arauca, secuestrados por el Eln, que debían ser liberados. Por presión de operaciones del Ejército, los sacerdotes fueron dejados en libertad el 10 de abril.

14.- El 21 de abril de 2002. Cuando las FARC secuestraron al gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria, y a su asesor de Paz, Gilberto Echeverri durante una marcha de la No-Violencia, también fueron secuestrados

  • el arzobispo de Santafé de Antioquia, monseñor JOSÉ IGNACIO ARISTIZABAL;
  • el obispo auxiliar de Medellín, JORGE IVÁN CASTAÑO;
  • el obispo de Santa Rosa de Osos, monseñor JAIME JARAMILLO MONSALVE y
  • al sacerdote CARLOS ARTURO YEPES VARGAS capellán de la Gobernación.

 

Como quiera que el Ejército inició la persecución al grupo terrorista FARC, los prelados fueron liberados al día siguiente en el municipio de Urrao.

 

15.- El 2 de mayo de 2002, Fue atacado por guerrilleros de las FARC, el templo de Nuestra Señora del Carmen, del municipio de  Bojayá, Diócesis del Choco, donde se refugiaban varios feligreses. Las FARC lanzaron cilindros bomba al interior de la iglesia. Los terroristas los acusaban de ser amigos de los paramilitares con quienes estaban enfrentados. En la masacre murieron 119 personas, la mitad de ellas, menores de edad.  Alrededor de otros 120 quedaron heridos.

16.- El 27 de junio de 2002. El sacerdote JOSÉ HILARIO ARANGO SERNA fue asesinado en la parroquia Santa Teresa de Jesús de Cali, después de celebrar la misa,  por dos hombres encapuchados que lo esperaban a las puertas del templo.

17.- El 30 de junio de 2002. El padre Hernando Alarcón, párroco de El Peñón en la Diócesis de Zipaquirá, por acompañar en el retorno a un grupo de desplazados en la inspección de Guayabal, fue amenazado de muerte por las FARC. No pudo regresar a su trabajo pastoral.

18.- El 16 de julio de 2002. Fue asesinada la religiosa MARTA INÉS VÉLEZ SERNA de 44 años, en Mogotes, Santander, el crimen paralizó al municipio, que había recibido en 1999 el Premio Nacional de paz. La monja fue atacada a las 7:45 de la noche en el Instituto Amparo de Madres de la comunidad hermanas Pobres de San Pedro Claver.

19.- El 22 de julio de 2002. El seminarista LUIS CARLOS HENAO JIMÉNEZ, de 23 años, fue asesinado junto con otras dos personas en un retén ilegal del ELN, cerca de Yarumal, Antioquia.

20.- El 20 de septiembre de 2002. El padre JOSÉ LUIS ARROYAVE llevaba ocho años de trabajo en las peligrosas comunas de Medellín, manejadas por las milicias urbanas de las FARC, cuando fue asesinado a tiros. Fue atacado cuando se encontraba visitando a los feligreses en el sector del Barrio San Javier.

21.- El 27 de septiembre de 2002.  El párroco del municipio de Restrepo (Valle), JORGE SÁNCHEZ RAMÍREZ fue asesinado a tiros en una masacre cuando viajaba en un automóvil con otras tres personas.  Fueron interceptados y asesinados.

 

22.– El 17 de octubre del 2002 en zona rural de Anserma Caldas, miembros de la guerrilla del ELN asesinaron a Monseñor  GABRIEL ARIAS POSADA junto a su conductor. Después de almorzar ellos salieron hacia la zona rural de Anserma, cumpliendo la tarea humanitaria de llevar el dinero que los subversivos exigían para liberar al ex gobernador del Quindío, Ancizar López, secuestrado por el mismo grupo terrorista del ELN.

Hacia las 6 de la tarde el padre Alirio Calderón, vicario general de la Diócesis de Armenia, viajaba hacia una de las veredas, cuando encontró en el camino los cadáveres del padre Arias y su conductor. Cada uno había recibido dos disparos.

23.- El mismo 17 de octubre de 2002. El padre JOSÉ LUIS CÁRDENAS HERNÁNDEZ, de 31 años, salió temprano de la casa cural, como lo hacía diariamente, a trotar por las calles de Chalán, Departamento de Sucre. Afuera lo esperaban tres hombres. El sacerdote los saludó, sin imaginar que eran sicarios de las FARC. Poco después se oyeron disparos. A las 6:30 de la mañana el cuerpo del padre Cárdenas quedó tendido con cinco impactos de bala en la calle del pueblo donde había realizado su labor pastoral en los últimos siete meses. El comandante de Policía de Sucre, coronel Norman León Arango, informo que el crimen fue cometido por la cuadrilla llamada frente 35 de las FARC.

 

24.- El 23 de octubre de 2002 Obispo de la Diócesis de Garzón, Monseñor Libardo Ramírez Gómez, dio a conocer, amenazas contra su vida. Según las informaciones oficiales, fue interceptada una comunicación en la que supuestos miembros de las FARC hablaban en tal sentido.

25.- El 11 de Noviembre de 2002, fueron secuestrados por las FARC, el Obispo de Zipaquirá y Presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) Monseñor JORGE ENRIQUE JIMÉNEZ, junto con el párroco Desiderio ORJUELA, en cercanías al Municipio de Topaipí, Cundinamarca. Afortunadamente fueron  rescatados por acción de la Fuerza Pública

26.El 5 de noviembre de 2003.- El sacerdote SAULO CARREÑO de 38 años y Maritza Linares, secretaria del hospital del municipio de Saravena, Arauca, fueron baleados en el casco urbano de esa población.  Los hechos se registraron cuando el sacerdote, quien llevaba cinco años como párroco de la iglesia de Cristo Rey, se disponía a ingresar al centro médico a cumplir una misión pastoral con Maritza Linares, quien fue asesinada cuando intentó ponerse a salvo. El comandante de la Policía de Arauca aseguró que “todos estos hechos son obra de los grupos al margen de la ley”. En el área delinquen grupos de las FARC y del ELN.

27.- El 22 de noviembre de 2003.-  El frente 10 de las FARC secuestró y posteriormente asesinó al sacerdote JOSÉ RUBÍN RODRÍGUEZ, párroco de La Salina, Diócesis de Arauca cuando asistía a un retiro espiritual en la localidad de Tame. El cuerpo sin vida del sacerdote, de 42 años, fue encontrado, en límites de Tame y Fortul. El sacerdote había adelantado labores de evangelización en el departamento de Arauca bajo las órdenes del asesinado obispo Jesús Emilio Jaramillo Monsalve, y había reprochado la violencia de las guerrillas. El Obispo Carlos Germán Meza Ruiz condenó el atentado y señaló afirmó que este crimen es inverosímil e inaceptable. Y preguntaba: ¿Para dónde van y dónde están los supuestos ideales de los grupos alzados en armas? Están matando a civiles, en esta zona del país han sido asesinados un obispo y tres sacerdotes.

 

28.- El 15 de marzo de 2004. En el norte del Departamento de Antioquia fue asesinado por las FARC el sacerdote CESAR DARÍO PEÑA GARCÍA de 42 años. Fue sacado a la fuerza de su parroquia en Raudal, Antioquia. Lo obligaron a subir a una camioneta y lo desaparecieron. Se sabía que detrás del plagio y posterior crimen estaba el frente 36 de las FARC. La noticia llegó a Roma y el Papa Juan Pablo Segundo, pidió que el sacerdote Peña García, fuera liberado. Las FARC no hicieron caso,  a ellos poco importa lo que diga la Iglesia Católica pues no creen en Dios.

Lo fusilaron!

El vicario Pastoral de la Diócesis de Santa Rosa de Osos, Alberto Pérez, informó la triste noticia: el sacerdote había sido asesinado. Y pidió a los terroristas de las FARC que al menos devolvieran su cadáver para brindarle cristiana sepultura. El 20 de mayo la Fiscalía, informada por dos ex guerrilleros, viajó a donde el cura fue enterrado. Con apoyo del Ejército llegaron al lugar, y exhumaron los restos, no sin antes ser atacados por las FARC, en un intercambio de disparos sin consecuencias.

29.- El 8 de diciembre de 2004, las FARC asesinaron al sacerdote JAVIER FRANCISCO MONTOYA, quien se encontraba en misión pastoral en una zona selvática del departamento del Chocó, al occidente de Colombia. El sacerdote Montoya, de 45 años, fue muerto en la zona de Nóvita, donde fue a celebrar la fiesta religiosa de la Inmaculada Concepción.

30.- 10 de Octubre 2013.-  Las FARC expulsaron a seis sacerdotes católicos del Departamento del Putumayo. El obispo de Mocoa, Monseñor Luis Alberto Parra, aseguró que la guerrilla les prohibió evangelizar y oficiar misa. Afirmó:

 “…han pedido que cerremos los templos, que no visitemos veredas, que no prediquemos, que no celebremos nada religioso”, señaló Monseñor Parra.

La advertencia de  las FARC también es para pastores protestantes. La orden es no reunir a las comunidades para predicar.

 

31.-  El 1º de Septiembre de 2014.- El padre JESÚS ADRIÁN SÁNCHEZ COY, párroco del corregimiento de El Limón, municipio de Chaparral (Tolima), fue asesinado por las FARC. Las razones del crimen: estaba impidiendo que niños engañados fueran a ingresar a las filas del grupo terrorista.  El hecho se presentó en el Colegio Agropecuario La Granja. Hasta el lugar llegaron dos milicianos y desde el patio del plantel llamaron al padre Sánchez. El párroco acudió y los sicarios le dispararon cuatro veces, delante de sus alumnos, niños de un promedio de doce años de edad. Su cuerpo quedó tendido en el piso. El asesinato fue ordenado por el frente 21 de las FARC, en el momento en que se realizaban en La Habana los acuerdos llamados “de paz” entre el gobierno Santos y las FARC.

 

 

32.- El 28 de julio de 2017, el sacerdote Diomer Eliver Chavarría, de 31 años de edad fue hallado muerto en Raudal, un corregimiento de Puerto Valdivia, Antioquia. El religioso murió por diversos impactos de bala. La Diócesis de Santa Rosa de Osos confirmó que el presbítero fue hallado en la casa cural. El alcalde de Valdivia, Jonás Darío Henao Cardona manifestó: “La comunidad cerró la puerta y estamos a la espera de la Sijín para realizar el levantamiento del cadáver pues esta zona es compleja por orden público con presencia del ELN”, indicó el mandatario de Valdivia.

 

“La sangre de los sacerdotes asesinados ya no es noticia en Colombia“, escribió hace unos años un periodista en “Mondo e Missione”, una publicación italiana del Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras

 

Esto, por terrible que parezca, es cierto. Antes estas muertes constituían un escándalo por tratarse de crímenes sacrílegos, pero hoy apenas si lo mencionan. Es otro grave síntoma de la degradación moral y social del país.

 

ALGUNOS CASOS DE CRÍMENES EN PASTORES Y MISIONEROS NO CATÓLICOS

Aún cuando no existe un sistema de registro sobre el homicidio de los pastores y misioneros protestantes, el Consejo Evangélico de Colombia estima que en los últimos diez años han sido asesinados 133 pastores evangélicos en el país


Junio 2001 – agosto 2002

  • El 30 de junio de 2001 en Aguachica, Cesar, guerrilleros del ELN asesinaron a cuatro representantes de la Iglesia Evangélica.
  • El 25 de agosto de 2001 en el barrio Alfonso López, Cali, asesinaron al pastor cristiano Guillermo Hernández.
  • El 18 de diciembre de 2001, en Algeciras, Huila, zona bajo control de las FARC, cuando terminaba el culto en la iglesia cristiana Movimiento Misionero Mundial, asesinaron al pastor Manuel Antonio Cruz, de 40 años.
  • El 28 de febrero de 2002, en la Zona de Distensión, el pastor Héctor Peña Bernal, fue asesinado por las FARC
  • El 6 de mayo de 2002, en el municipio de Tolú Viejo, Sucre, Fredy Urueta Barreto, pastor de una iglesia evangélica, fue asesinado por hombres vestidos con prendas estilo militar.
  • El 14 de junio de 2002, en San Vicente del Caguán, Caquetá, el pastor José Vicente Flórez, religioso del movimiento Misionero Mundial, fue asesinado en pleno culto.
  • El 4 de agosto de 2002, en la inspección de Campo Hermoso, de San Vicente del Caguán, Caquetá, Abel Ruiz, pastor de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, fue asesinado a tiros por las FARC

Los registros de la Conferencia Episcopal indican que desde 1984 a la fecha han sido asesinados 83 sacerdotes, 8 religiosos (5 monjas, 3 hombres) y tres seminaristas, al igual que un arzobispo y un obispo. En el mismo periodo otros 17 obispos y 52 sacerdotes han sido víctimas de amenazas. En 2013 tres sacerdotes han sido asesinados. Cinco obispos, 27 sacerdotes, un misionero y un diácono, han sido secuestrados por grupos al margen de la ley. Los sucesos han ocurrido a lo largo y ancho del territorio del país en zonas controladas por la guerrilla donde sacerdotes, pastores y misioneros desempeñan labores misionales y sacerdotales, y ejercen liderazgo comunitario.

Sobre la destrucción de templos, es emblemático el caso de Bojayá, Chocó. Además, las cifras de Pastoral Social entre 1986 y noviembre 7 de 2002 (falta información de quince años entre 2003 y la fecha) señalan 57 iglesias y/o casas curales destruidas total o parcialmente, o averiadas con daños en techos, fachadas, vitrales, en ataques ocurridos dentro del mal llamado conflicto armado. (Son ataques de las Farc, porque ni el Ejército, ni la policía bombardean iglesias)

Son muchos los casos de irrespeto de los lugares de culto como el caso ya relatado de la iglesia de La María en Cali y el de la muerte de los miembros del Ejército mientras estaban en misa en Pitalito, Huila.

Esas son las Farc, respetado Papa Francisco, con quienes el Presidente Santos ha llegado a un supuesto acuerdo de paz, rechazado por el voto de los colombianos, e impuesto por el primer mandatario. Acuerdo que en realidad no es otra cosa que un compromiso de protección al crimen organizado. Es decir a los autores de este martirologio del cristianismo en Colombia, y de los colombianos más pobres, aquellos a quienes usted, Su Santidad, ha manifestado venir a consolar.

Con toda atención:

 

 

 

LUIS ALFONSO PLAZAS VEGA

CC# 17’108.499 de Bogotá

Dirección: Club militar de Oficiales.

Celular: 321 4921016

Imagen: HSB Noticias