Actualidad

Caso Santrich: Presidente del Episcopado pide, con humildad, una serena reflexión

Monseñor Óscar Urbina, Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), respondió de manera clara y directa ante la lluvia de críticas y cuestionamientos que desató el traslado de alias “Jesús Santrich” a la sede de la fundación católica Caminos de Libertad, efectuada el 10 de mayo en la noche. El exjefe guerrillero de las Farc, hoy investigado en EE. UU. por el delito de narcotráfico, continúa en huelga de hambre, según reportan los medios tradicionales.

“Comprendo que frente a esta situación haya reacciones de desconcierto y de dolor. He querido transmitirle estas informaciones, albergando el propósito de hacer claridad sobre conceptos imprecisos o tendenciosos que se han difundido y han causado daño. Por eso, los invito a una serena reflexión sobre los puntos que les he expuesto. Lo pido con humildad. Mantengamos la esperanza y trabajemos por la unidad. Venzamos el mal con la fuerza del bien”.

Así concluye la intervención de Monseñor Urbina, en el video de 5’54’’ difundido en la tarde de este miércoles 16 de mayo por la CEC. Tras seis días de polémica nacional, anuncio en redes sociales de protestas frente a la sede de la Conferencia Episcopal y campañas para dejar de ir a Misa, desaprobación de la medida por varios prelados (como los monseñores Pedro Mercado y Alirio López), confusión en los fieles católicos, descrédito generalizado y ataques constantes contra la Iglesia, la respuesta del Presidente del Episcopado no podía hacerse esperar más.

Estos son los puntos sobre los cuales Monseñor Urbina llama a una “serena reflexión”:

  1. (Santrich) No se encuentra en la sede del Episcopado, ni en un lugar que goza de inmunidad diplomática. Está temporalmente en la sede de la Fundación Caminos de Libertad, institución católica creada hace 20 años con la misión de prestar un servicio pastoral en el ámbito carcelario. La tarea que esta fundación ha realizado ha sido de gran ayuda para un significativo número de hombres y mujeres privados de la libertad y para sus familias. Desde su identidad y misión, bajo la guía del Evangelio y de los principios éticos universales, la pastoral penitenciaria ha estado siempre abierta a atender situaciones que requieren ayuda humanitaria.
  2. La motivación fundamental de la Iglesia, en esta situación, es de carácter humanitario. Corresponde, además, a la defensa de la vida, principio inherente a nuestra Fe católica y al anuncio del Evangelio. No hay otro tipo de motivaciones e intereses.
  1. Desde el principio se hizo presente, inclusive como condición para aceptar las propuestas de traslado del señor Santrich a Caminos de Libertad, que la Iglesia acata y pide respeto de las órdenes judiciales en el ámbito nacional e internacional que se tomen como resultado de las investigaciones que se adelantan en su caso. Que él, el señor Santrich, esté en una fundación católica no significa que la Iglesia se interponga en el debido proceso.
  1. Corresponde al Ministerio de Justicia y al Inpec la responsabilidad directa del traslado, seguridad y atención sanitaria del señor Santrich. En este sentido, él permanece a disposición de estos organismos gubernamentales.
  1. La Iglesia está llamada a actuar con el espíritu del buen samaritano del Evangelio y a ser hospital de campaña. Con este gesto humanitario la Iglesia no desconoce, ni aprueba, ni es cómplice o ingenua frente a los hechos que la justicia debe investigar.
  1. El compromiso más grande de la Iglesia en la búsqueda de la reconciliación nacional está con las víctimas. Por ello, ha mantenido su presencia en los campos y ciudades que afrontan el flagelo de la violencia, trabaja en millares de iniciativas para atender a los más pobres y necesitados, acude presurosa a auxiliar a los damnificados de tragedias naturales. No se cansa de insistir en la salida negociada del conflicto y acompaña el camino del perdón y la reconciliación.

Se esperaría, entonces, que estas respuestas del Presidente de la Conferencia Episcopal contribuyan a calmar los ánimos. Lo que algunos plantean, incluso en los mismos círculos de fieles católicos y de mayor cercanía al Episcopado, es que mientras el otrora jefe negociador de la Mesa de La Habana -hoy con curul en el Congreso por cuenta del proceso de paz- continúe en la sede de la Fundación Caminos de Libertad, la polémica continuará. Entre otras cosas, porque todavía no queda del todo claro en qué medida el traslado de Santrich a dicha fundación garantiza mejor la preservación de su vida frente a un pabellón de alta seguridad o un hospital, teniendo en cuenta que el Ministerio de Justicia y el Inpec son igualmente los directos responsables de su salud y seguridad.

Mientras tanto, Santrich continúa en huelga de hambre, según reportan los medios tradicionales. Como publicó este miércoles la edición online de la Revista Semana, el propio padre Francisco de Roux, Presidente de la Comisión de la Verdad (creada tras la firma del Acuerdo de La Habana), le pide al exjefe guerrillero que cese su huelga de hambre, iniciada el mismo día de su captura, 9 de abril, replicando que se trataba de un montaje en su contra que ponía en riesgo el proceso de paz. De ahí que la huelga se trate de un acto político y el gesto humanitario de la Iglesia se haya enmarcado, inevitablemente, en un debate de tinte político.

Notas relacionadas:

Santrich es el primer “interno” que recibe la fundación católica Caminos de Libertad

“No se pretende obstaculizar la justicia”: Conferencia Episcopal en caso Santrich

 

Sobre el Autor

Redacción R+F

Qué opinas: