Actualidad Cultura

Así desinforman: el yoga y la salud de espalda

Escrito por Redacción R+F

Si una revisión de varios estudios científicos concluyen que los beneficios médicos de una novedosa terapia no son “clínicamente significativos”, o que no hace ninguna diferencia frente a la terapia tradicional, ni siquiera si se hacen las dos terapias juntas, cualquier persona con sentido común diría que tal terapia es una pérdida de tiempo y dinero.

Sin embargo, El Espectador sabe hacer maromas para darle la vuelta a esos resultados científicos para dar la impresión contraria.

El pasado 4 de febrero, El Espectador en su sección Vivir recomendaba el Yoga para tratar el dolor lumbar con el siguiente titular: “¿Dolor lumbar crónico? Consulte un maestro de Yoga”.

El diario cita a la investigadora que concluyó que: “nuestros hallazgos sugieren que el yoga puede dar lugar a una pequeña reducción de los síntomas del dolor lumbar”. También explica que los ejercicios de Yoga diseñados específicamente para la espalda, pueden tener mejorar el dolor y su funcionamiento si se comparan con no hacer ningún ejercicio, pero que en todo caso la evidencia de esa mejoría “fue consistentemente menor al considerado clínicamente importante”.

Lo que el periódico evitó mencionar fue que al comparar los ejercicios de Yoga con otros ejercicios, o al sumarle Yoga a los ejercicios tradicionales, no se encontró evidencia de que el Yoga ofrezca alguna mejoría en cuanto al dolor o al funcionamiento de la espalda.

Es decir, el Yoga científicamente no hace ninguna diferencia a la hora de hacer ejercicios para la espalda, y si alguien lo hace es por motivos personales o espirituales, pero no por salud, como engañosamente hace creer el titular de El Espectador.

Fuentes: El Espectador, Estudio Científico sobre el impacto del Yoga en la salud de la espalda (en inglés).